La Aptitud y Capacidad Negociadora

índice

Empezaremos esta categoría sobre la Negociación hablando de lo que se considera un primer estadio en el aprendizaje de este Método de Resolución de Conflictos: la aptitud. En efecto, no todos nacemos con la aptitud y capacidad para negociar, y para todos aquellos que no nacen sabiendo, es importante para la vida en general aprender las herramientas básicas de la negociación. Aprender a negociar nos servirá tanto en los aspectos económicos de la vida (salario, negocios, compras, ventas, etc) como en los aspectos emocionales (relaciones con parientes, pareja, hijos, etc).

Esta capacidad negociadora conlleva que la persona tenga la habilidad para llegar a acuerdos compartidos a un coste emocional adecuado y saludable.

El objeto de una negociación es aprender a aceptar una solución intermedia ante, tal vez, la imposibilidad de conseguir un objetivo completo, o lo que es lo mismo, una estrategia de afrontamiento basada en el compromiso, en el que las dos partes ceden algo en sus pretensiones. No obstante, existe otro Modelo de Negociación basado en el afrontamiento colaborativo en el que el objetivo es la satisfacción mutua y completa de los intereses de las partes.

Es muy importante que se comprenda que la defensa de nuestros derechos personales incluye el respeto de los derechos de los demás.
Ser una persona asertiva a veces también significa saber posponer o modificar tus objetivos en función de otros más adecuados a la situación. La habilidad de negociación implica poseer una capacidad de escucha y diálogo.
A continuación pasamos a resumir las claves de un Proceso de negociación en base al afrontamiento compromisario o negociación distributiva (será objeto de otra entrada hablar sobre el método de negociación integrativo o colaborativo):
a) Definir la situación-problema: Es importante saber definir cuál es el problema, describirlo y conocer también y cuál es la diferencia de objetivos entre las partes.
b) Comunicar tu opinión acerca del problema.
c) Preguntar a la otra persona su opinión.
d) Escuchar abiertamente su respuesta.
e) Pensar sobre por qué la otra persona se siente así.
f) Sugerir un arreglo, un término medio. Exponer lo que estás dispuesto a ofrecer o conceder.
g) Escuchar lo que el otro está dispuesto a ofrecer.
h) Ver mis limitaciones: flexibilidad-rigidez.
i) Llegar a un acuerdo.
La mejor forma de practicar las habilidades negociadoras es ensayarlas día a día en cualquiera de las situaciones cotidianas en la que nos encontremos.

2 comentarios en “La Aptitud y Capacidad Negociadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s