World Café.

Hemos hablado en anteriores artículos sobre herramientas dentro del proceso de mediación. Explicando, por ejemplo, en que consiste la riña leal. Los mecanismos de resolución de conflictos alternativos a la vía judicial son amplios y están conectados por intereses comunes. Así que es fácil ver similitudes entre recursos usados en la mediación y en el dialogo apreciativo, del que hablaremos más adelante.

Por eso en esta ocasión me gustaría recoger una metodología llamada World Café, propia del dialogo apreciativo, que me ha recordado en su interés de fondo, pese a que el contexto sea completamente diferente, a la riña leal. Ya que su propósito es crear un espacio de entendimiento entre los implicados, fomentando que fluyan el dialogo, las ideas y los intereses comunes.

corner_cafe_by_slingerman43

El World café es una metodología construida ante la siguiente idea: las personas poseen dentro de sí mismas la sabiduría y la creatividad suficientes para enfrentarse a grandes retos, plantearse altas metas e involucrarse profundamente cuando sienten que su contribución es esencial dentro de un proceso.

De este modo, lo que el World café posibilita es el descubrimiento de un significado común entre un amplio grupo de personas que pertenecen a una misma organización, o comunidad, teniendo de este modo acceso a una inteligencia compartida, impulsando el futuro hacia delante entre y dentro de la organización o colectividad.

El vehículo de esta dinámica es la conversación informal entre los participantes. Es decir, es una realidad que las personas, y las colectividades evolucionan gracias al dialogo y la cooperación. Así, con la metodología del World Café se pretenden establecer conexiones entre los participantes, conformando nuevas realidades ya que la conversación es la llave de un proceso de negociación. A veces es una herramienta que pasamos por alto, pero la conversación si se da en el contexto y con el enfoque apropiados es extremadamente útil.

beyoglu-hipster-cafe-1.4

Así la dinámica de un World Café es la siguiente:

  • Se toma un espacio amplio en el que se puedan colocar una serie de mesas, dependiendo del número de personas participantes se necesitaran más mesas. Lo idea es que por cada mesa se coloquen 4 sillas, y así distribuir a los participantes de 4 en 4.
  • Se establecen 3 o 4 rondas de conversación. Progresivas de 20 a 30 minutos, sobre temas de interés común. Las personas cambian de mesa durante las rondas, para que de este modo se fomente la creación de una red amplia de conexiones que se tejen en un corto período de tiempo.
  • A estas rondas le siguen un trabajo común del grupo completo. Se le pide a los participantes dediquen unos cuantos minutos a considerar lo que ha emergido de sus rondas de Café; aquello que ha tenido más significado para ellos y las ideas y proyectos que se pueden derivar de estas conversaciones.

Negocios

 

Como vemos, este sistema favorece la diversidad en la composición de los grupos, crea un ambiente familiar que invita a la cooperación, favorece la escucha activa y la participación ordenada y con una relativa calma, lo que permite que las conversaciones trasciendan de cuestiones meramente superficiales para abarcar intereses comunes de una manera más profunda. Además el clima de familiaridad que se fomenta favorece que el dialogo fluya de una manera más natural, de una manera dinámica y más creativa. Siendo de este modo increíblemente recomendable su uso, en organizaciones o entornos empresariales.