V Jornada Solidaria: Exposición de Proyectos de Mediación

Ya tenemos de nuevo en marcha la V Jornada Solidaria de Mediación que desde el 2.013 venimos organizando en Cantabria  y qué se ha convertido en un referente en el panorama regional y nacional. Y en esta V Jornada Solidaria el objeto principal de la misma será el Intercambio de Experiencias entre los Profesionales de la Mediación, los Profesionales del Sector Social, Empresarial, Administración Pública, así como un espacio de aprendizaje sobre esta nueva Profesión para todo aquél interesado en su desarrollo profesional en este ámbito.

Los Mediadores Profesionales tienen mucho qué decir, y la V Jornada quiere darles ese lugar para poder mostrar su trabajo y experiencia así como también qué estos Expositores puedan conocer las experiencias de otros Profesionales que como ellos trabajan en esta disciplina en distintas ciudades y Comunidades Autónomas del panorama nacional.

Es intención de los organizadores de la Jornada que la misma pueda ser el punto de partida para la expansión de los Proyectos compartidos, qué aquellos que asistan como escuchantes puedan aprender lo suficiente de esta Experiencia para poder lanzarse a la puesta en marcha de Proyectos relacionados con la Mediación. Y es qué en la V Jornada además de Expositores de Proyectos acudirán Ponentes de reconocido prestigio para mostrarnos algunas claves prácticas para la puesta en marcha de proyectos profesionales como Mediador en Conflictos, en concreto, acudirá el Equipo Lanzatemedia integrado entre otros por mis compañeros Ana Criado y Jose Antonio Veiga. 

Dado que se espera un aluvión de Proyectos y Expositores se publicarán unas Bases para la Participación como Expositor en la V Jornada Solidaria, abriendose un periodo de selección  de un plazo aproximado de 30 días, después de los cuáles se abrirá un proceso interno dentro de AMECAN y la Organización de la Jornada para seleccionar a los más signficativos, interesantes y representativos.

En todo caso, desde la Organización queremos una Jornada Dinámica, muy participativa, Práctica y dirigida fundamentalmete a la puesta en práctica en la realidad social.

Para más información acerca de todo lo referente a la Jornada en amecan@amecan.org

A continuación os facilitamos el enlace la entrevista completa que hicimos en el Programa de Radio “El Balcón del Mediador” el pasado 19 de Marzo de 2018 dónde de la mano del Director del Programa D. José Antonio Veiga Olivares pudimos ahondar en los motivos y planteamiento de esta V Jornada Solidaria. Desde aquí mi agradecimiento a Jose Antonio, a su Programa y a Radio 4G Valladolid por esta entrevista e interés.

Entrevista en el Balcón del Mediador, 19-03-2018, David Ceballos Peña, Director de la V Jornada Solidaria de Mediación

Nuestro cartel para el Evento después de una selección por los internautas finalmente ha sido este:

El Retrato de un Mediador/a en España:

Podríamos convenir un nombre para este retrato, para esta persona, partiendo de la premisa que resulta tener un sexo concreto: mujer. Pudiéramos llamarla Rocío, una mujer que tiene 44 años y que ha nacido en Andalucía y ahora vive en Madrid. Estudió la Licenciatura de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid. Se estableció como Abogada en Madrid con más de 20 años de ejercicio Desde hace ya unos años, con la llegada de la crisis económica, vio reducido sus honorarios profesionales, queriendo acudir de nuevo al Turno de Oficio de  la Comunidad de Madrid. A partir del año 2.011 todo comenzó a cambiar en su vida personal y profesional a raíz de esta disminución de ingresos. Los retrasos en los pagos por parte del Gobierno de Madrid  no ayudaron en sacar mes a mes la economía doméstica. Preocupada, triste…, escuchó hablar a un compañero de profesión sobre la formación en Mediación en Conflictos que él había realizado. Según éste la Mediación podría ser un nicho complementario de actividad profesional. Habla con él y se siente convencida. “Parece ser que esto de la Mediación ha venido para quedarse, y qué puede que las Administraciones lo incentiven y ella pueda tener un trabajo”, se dijo a sí misma. Seguir leyendo “El Retrato de un Mediador/a en España:”

Herencia y Los Malentendidos de las Hermanas Pinedo

A continuación pasaremos a exponer en el presente artículo el relato de la Historia de un conflicto que ha constituido un Caso real acogido a Mediación Familiar, y que ha sido dirigido por el Mediador D. David Ceballos Peña. El análisis del caso se realiza después del estudio de la documentación obrante en el expediente así como después de un análisis por parte del Mediador que he pasado a recoger y plasmar en esta entrada:

Partes:
• Teresa Pinedo.
• Catalina Pinedo.
• Jimena Pinedo.

Caso:
Teresa, ama de casa, casada y madre de un hijo, de 53 años, acude al servicio de mediación derivada por la guardia civil para solventar un conflicto con sus hermanas. La principal pretensión de Teresa en el momento de acudir al servicio de mediación es obtener una copia de las llaves de un piso del que es copropietaria con sus hermanas, este piso está en relación con la herencia que les dejaron sus padres, de los cuales la madre falleció hace 29 años, y el padre en el mes de Mayo de 2014.
Hay cuestiones de la herencia que están sin resolver, así como la tasación del piso, ambas cosas también son factores del conflicto. Durante la primera reunión con ella se la explica lo que es la mediación, la forma de contacto con sus hermanas, y que tras la aceptación de estas, se iniciará el proceso y podrán comenzar a tratar los temas sobre los que van a querer hablar en el espacio de mediación. Seguir leyendo “Herencia y Los Malentendidos de las Hermanas Pinedo”

Evolución de la Mediación en Conflictos en Cantabria

Durante los últimos años venimos trabajando en la realización de un Estudio de Investigación relativo a la Evolución de la Mediación en Conflictos en Cantabria, por parte de un equipo integrado por diversas personas que han trabajado duro y siguen trabajando en la conformación de este Estudio que saldrá a la luz presumiblemente para el mes de Enero de 2.017.  El objetivo de este trabajo fundamentalmente se encuentra en realizar una revisión de la actividad relativa a Mediación en Cantabria realizada por parte de la Asociación de Mediación de Cantabria (AMECAN) a través de sus distintos proyectos así como también evaluar otros Proyectos y Actividades realizados por otros Profesionales, Entidades y Administraciones en esta concreta Materia. Asimismo, la obra pretende también mostrar datos objetivos sobre los que basar cualquier valoración subjetiva así como también puedan servir al objeto de dirigir políticas y proyectos de forma coherente con la realidad actual de la Mediación.

Seguir leyendo “Evolución de la Mediación en Conflictos en Cantabria”

Taller “Experiencias en Mediación Familiar”

Hace ya unos días tuve el placer de impartir un taller en Santander sobre experiencias en mediación familiar, a través de la Escuela Práctica de Mediación, AMECAN.

No era la primera vez que impartía un taller o curso para esta Escuela, en la que soy profesora. Pero este taller era especial para mí.

Cuando hace unos meses desde la coordinación de la Escuela me propusieron impartir un taller para dicho organismo como formación continua, barajé varias posibilidades, hablar de la Gestión Emocional en los procesos de mediación, las herramientas del mediador enfocado desde el punto de vista más psicológico, dada mi formación de base, o la relación entre la Psicología y la Mediación, por ejemplo, aspecto éste que también me apasiona.

Pero reflexionando sobre ello, decidí que no me apetecía seguir esa línea, por decirlo más “teórica”, si no que en esta ocasión, quería ahondar en los casos, procesos de mediación que he tenido la suerte de ser la mediadora encargada.

epm_logo-negativo

Era un reto para mí, al cuál quería llegar y disfrutar del camino de impartirlo, digo esto ya que todo formador, o profesor sabe que por lo general hay más trabajo de preparación que el tiempo de impartir el taller, curso o clase. Decidí que quería hacer ese trabajo de repaso de casos que para mí fueron importantes a muchos niveles, y que por ello, a los alumnos futuros mediadores, les pudiesen interesar y servir como experiencia futura.

Por este motivo, días antes repasé, casos que hayan pasado por los Servicios de Mediación donde he trabajado o esté trabajando en la actualidad, Ayuntamiento de Reinosa, Torrelavega y Santander durante mis ya seis años de experiencia en estos lares. Este repaso fue emocionante a varios niveles, principalmente profesional, ya que he podido ver mi evolución como mediadora desde el principio a ahora, y a nivel personal, viendo como iba de la mano la evolución profesional junto con la personal, un viaje intenso.

Enfocándome en los casos concretos en el ámbito de la Mediación Familiar, decidí dividir mi exposición de casos en varios bloques, los que percibía más interesantes para el alumnado, y que con más probabilidad podían encontrarse a la hora de llevar un proceso de mediación:

  • Casos de separaciones con hijos menores, en este bloque es donde analizamos más casos, dado que con mucha probabilidad es lo que te sueles encontrar como mediador familiar.
  • Casos en los que existe ya una separación de pareja, con o sin hijos, pero existe un conflicto post-ruptura, relacionado con la liquidación de bienes por ejemplo.
  • Casos de separaciones de pareja con hijos mayores de edad.
  • Conflictos intergeneracionales, entre padres e hijos mayores de edad.
  • Conflictos en los que por diferentes motivos no se ha podido mediar por los límites indicados por la Ley de Mediación.
  • Y por último, casos de mediaciones que yo había apreciado con factores comunes que habían imposibilitado seguir en mediación, aún no habiendo un límite legal que lo impidiese.

2

Durante el taller, expuse varios casos de cada bloque, muchos más del primero, dado que es lo que más demanda hay en un Servicio de Mediación. En la exposición dí al alumnado ciertos datos de los mediados, evidentemente no dí ningún dato personal, por la protección de datos, y por la confidencialidad a la que me debo, expuse lo justo para que el alumnado tuviese datos de los casos y se pudiese hacer una idea del conflicto y su desarrollo en mediación. Tras esto, expliqué cómo gestioné el caso, las herramientas y técnicas que usé y como se fueron dando las fases dentro del proceso de mediación.

A continuación voy a exponer uno de los casos que traté ese día, evidentemente no lo pude tratar con la misma profundidad que voy a hacer ahora, ya que quería que no me ocupase la mayor parte del taller y que los alumnos pudiesen conocer otros casos.

 

CASO MARÍA Y MARIO

 

Mario de X años de edad y María de X años de edad, pareja de hecho sin estar registrada, se han separado ya hace unos meses, y acuden a mediación para dejar plasmado en un acuerdo el establecimiento de medidas con respecto a su hija menor, Celeste de X años, para posteriormente hacer el Convenio Regulador.

Tanto Mario como María, han acordado desde la separación de forma “natural” y hablada entre ellos las visitas y el tema económico, pero se percibe desde el primer momento desacuerdo de Mario con respecto a estas visitas, él sería quien las realiza, y María es la madre custodia, que también desde el primer momento demanda más comunicación entre ellos y desacuerdo en aspectos relativos a la educación de la menor y el tema económico.

 

TIPOLOGÍA DEL CONFLICTO:
Se trata de un conflicto familiar. La relación que existe entre ellos no es “a priori” mala, pero desde las primeras entrevistas individuales se percibe que ambos tienen muchas cosas que decir al otro, que aún no se han dicho, que son las que hacen que la relación en estos momentos en ocasiones sea tensa. Arrastran temas del pasado en pareja sin resolver, y que se proyectan en aspectos relacionados a la educación, y relación de ambos con su hija.

Negocios
LA SITUACIÓN PREVIA A LA MEDIACIÓN:
Partimos de la buena base que es que ambos tienen un alto nivel de motivación y confianza en que la mediación pueda ayudarles, este será un aspecto que tendrá mucha importancia a lo largo de las sesiones de mediación, ya que aunque durante las sesiones de mediación, como comentaré luego, aparezca en varios momentos el hastío, la desconfianza, a mí como mediadora, saber y conocer que los mediados tienen “a priori” ese conocimiento y conocimiento con respecto a la mediación y que su comunicación como expareja puede mejorar, será una herramienta que potenciaré en todo el proceso.

Según ambos me comentan, desde el comienzo en pareja han tenido problemas de comunicación, que se traducían en malas interpretaciones, silencios prolongados, necesidades de ambos insatisfechas, etc., todo ello ha ido provocando un desgaste que se ha venido arrastrando, hasta llegar al proceso de ruptura, y que muchas de estas necesidades e intereses de cada uno no se han hablado en ningún momento, si no que se han ido quedando de forma residual con el paso de los meses, a modo de “mochila” que cada vez iba pesando más, ya que en ningún momento se descargaba.

Mario, por sus características de personalidad, es mucho más introvertido que María, le cuesta mucho expresar sus pensamientos, deseos, necesidades, emociones… lo que ha desencadenado durante la vida en pareja situaciones de malos entendidos, ya que María no sabía que le ocurría a Mario, y la provocaba impotencia y rabia el no saber, el desconocer. Por otra María, valora mucho la comunicación fluida, que tenga un espacio amplio para expresar todas sus necesidades, pensamientos, emociones, y siente y ha sentido que no han sido satisfechos, y que siempre ha tenido la sensación de no ser escuchada ni comprendida, todo esto se ha trasladado a la vida como expareja, y a todo lo que tiene que ver con la nueva relación con la hija menor.

 

Mario tiene nueva pareja desde hace ya unos meses, María conoce esta situación, y la preocupa mucho este relación con respecto a la menor, tiene miedo a que pueda ocupar, cuando está con el padre Celeste, que ocupe el lugar de madre. Este aspecto apareció durante las sesiones de mediación, aspecto que nos adentramos en profundidad, ya que era una de las máximas preocupaciones de María, y que Mario desconocía.

 

Por otra parte Mario, demanda más tiempo para estar con la menor, tiene la sensación de que han tomado siempre las medidas de visitas que María ha querido, no teniendo él el espacio para poder opinar. Este aspecto también se trabajará mucho en las sesiones, la asertividad, es decir, tener la habilidad para poder expresar lo que se desea, tus necesidades, saber hacerlo, aspecto además que era precisamente lo que demandaba María de Mario, y nunca habían hablado.

 

Además, de todo ello, se trabajará en mediación aspectos educacionales, que para ellos son importantes, principalmente para María, para ella tienen un valor muy importante, que quizás para Mario no tengan tanto peso, pero también han provocado en muchas ocasiones conflictos, que no sabían de donde venían, y apreciaran en mediación, que se trataba del valor que cada daba a esas demandas. Por ejemplo, la educación de la menor, a qué colegio la inscribían, los hobbies de la menor, qué actividades se hacen en el tiempo de cada uno, la alimentación de la menor, personas con las que estaba la menor, o la educación emocional de Celeste, cómo desarrollarla y potenciarla. Estos aspectos a los que dedicamos mucho tiempo en mediación, serán uno de los ejes principales que así demandaban trasladar en el acuerdo de forma pormenorizada y específica.

PROCESO DE MEDIACIÓN. Análisis de herramientas y recursos:

Comencé el proceso de mediación con una entrevista individual a cada, conociendo sus demandas, pensamientos y emociones, lo que me dio información para hacer un mapa de la situación de cara a comenzar el proceso conjunto de mediación. En estas entrevistas individuales, ya pude percibir de alguna forma las resistencias que tenía Mario a la hora de expresar todo ello, apreciando que aún queriendo participar y así verbalizaba su gran motivación en el proceso de mediación, pensaba que no sabía expresar su opinión y emociones ante María, y que por ello siempre tenía la sensación de llegar a acuerdos marcados por María.

 

Por otra parte María, aún tenía aspectos de la ruptura de la pareja sin resolver, se encontraba en proceso de duelo, y necesitaba conocer más para cerrar esa etapa, todo ello al ser totalmente confidencial, dejaría que saliesen estos temas en las sesiones de mediación.

 

Como comenté anteriormente, una de las técnicas que más me ayudaron en este proceso es una fortaleza que ambos tenían, que era la motivación y la confianza en que todo podía ir mucho mejor, el conocimiento y la importancia de la gestión emocional, y la capacidad de aprender, esto lo utilicé en varias ocasiones en las que las sesiones de mediación fueron intensas, y se pensaba que se retrocedía, utilicé el refuerzo personal, la connotación positiva y el reencuadre principalmente.

 

Otra de las herramientas que al percibir que Mario le costaba mucho expresar, utilicé el resumen de sus exposiciones, enviándole a la vez la información a María, con muchas preguntas circulares y reflexivas, así como buscando esos escenarios posibles con preguntas hipotéticas, todo esto le ayudó mucho a Mario a poder expresarse, todo ello que de forma natural ante María, no lo hacía.

 

María por otra parte, pudo conocer qué sentía, qué pensaba, qué quería Mario, pues era su demanda principal.

 

Con respecto a las visitas, ellos de forma natural ya desde hace meses habían hecho un “régimen de visitas”, pero Mario no estaba conforme, demandaba mucho más tiempo con Celeste, María al comienzo en las primeras sesiones se resistía, tenía una posición bastante fuerte y rígida en relación a este aspecto. Adentrándonos en ello, pudimos apreciar el interés que apareció en María, era el miedo a que otra persona, en este caso la nueva pareja de Mario ocupase su lugar, más cuando durante el proceso de mediación apareció en mediación que Mario tendría un nuevo hijo. Todo esto provocó en una sesión una catarsis emocional de María, que recogí, gestioné y trabajamos conjuntamente.

 

Dado que percibí que uno de los aspectos importantes era la expresión de emociones, pensamientos y necesidades, opté por la escritura, dado que es una técnica de sobra conocida que produce buenos resultados cuando cuesta hacerlo de forma verbal. Les sugerí que hiciesen varias tareas entre sesiones, que luego comentaríamos en la siguiente sesión:

 

  • Expresión de: aspectos positivos del otro en relación con la menor, y aspectos positivos de cada uno.
  • Expresión de aspectos a mejorar del otro y cómo creen que se llevaría a la práctica de forma concreta, y aspectos a mejorar de cada uno de ellos y cómo concretamente lo llevarían a la práctica.
  • ¿Qué aspectos educacionales con respecto a la menor modificarían, dejarían como están, añadirían etc.?
  • Y ya en las últimas sesiones, plan concreto de cada uno de visitas, y aspecto económico.

 

Evidentemente, todas estas tareas se fueron realizando entre las sesiones, y lo tenían que traer plasmado en un papel, era importante resaltar esto, y así se lo hacía saber, no se podía traer memorizado. Trabajaron muy bien este aspecto, y creo que tuvo muy buenos resultados, ya que en temas de comunicación, donde la comunicación verbal cuesta, la expresión escrita suele ser mejor, y es un aprendizaje para potenciar la verbal. Hubo un reconocimiento mutuo del otro con estas actividades, lo cuál reforzó ambos roles, padre y madre, lo que vino muy bien de cara al establecimiento del régimen de visitas, ya tenían trabajado el tema, tenían ya una base muy buena para empezar a concretar los días y horas de dicho régimen de visitas.

 

Después de trabajar estos aspectos durante varias sesiones, llegamos ya a las últimas con el plan concreto de las visitas, nos llevó un tiempo llegar a un acuerdo concreto de días y horas, ya que hubo que hacer varias modificaciones. Finalmente María entendió que Mario y Celeste tenían la necesidad de pasar más tiempo juntos, y Mario entendió el por qué del miedo de María.

 

Finalmente, en la firma del acuerdo, vivimos los tres un momento emocionante, ya que habíamos trabajado muchas horas juntos los tres, les reconocí el gran trabajo que habían hecho, y ambos reconocieron el cambio vivido en estos casi dos meses de trabajo conjunto, este proceso de mediación fue para mí un auténtico aprendizaje como mediadora, ya que tuve que poner en juego muchas técnicas, herramientas, creatividad, flexibilidad y rapidez.

 

 

Volviendo al taller de experiencias en mediación familiar, quería que no fuese una exposición a modo de monólogo, si no que los alumnos me preguntasen, sugiriesen, e indagasen, y así fue. Me encontré con alumnos motivados por la mediación, que me hacían reflexionar, preguntarme otras formas, otras maneras de actuar, es decir, crecer, evolucionar como profesional, y no dejarme llevar por certezas absolutas que pueden alejar de la realidad cambiante que es el ser humano, y de la adaptación continua y creativa que es un proceso de mediación.

 

Evidentemente, creo que hay que tener las herramientas, técnicas y esos conocimientos que te da la formación más teórica, es imprescindible para ejercer como mediador, y así reivindicamos siempre los mediadores, para tener nuestro espacio concreto como profesionales, pero vi que los alumnos de este curso todos tenían ya esta formación, por lo que sobraba repasar qué es un parafraseo, un resumen, connotación positiva, o empoderamiento por ejemplo, lo que quería explicar es cómo hice para poner toda estas técnicas en práctica, y así lo hice.

 

Durante las cuatro horas de taller, y ya al final, cuando ya se había creado un ambiente realmente de aprendizaje conjunto, cuando ya estábamos cerrando el taller, hubo un aspecto que me encantó, y fue que todos queríamos más, me entraron ganas de mediar, y creo que a los alumnos también, comentamos, que sería estupendo seguir y continuar haciendo un roleplaying.

Muchas gracias mediadores y futuros mediadores.

Autora: Dña. Sandra Amor López. Psicóloga y Mediadora. Técnica del Servicio Municipal de Mediación Familiar y Comunitaria de Santander, de la Oficina Municipal de Mediación de Torrelavega y Coordinadora del Servicio Municipal de Mediación de Reinosa.

El Caso Familiar de Laro y Deva

A continuación se presenta el análisis de otro caso real acogido a Mediación Familiar y dirigido por el Mediador Profesional D. David Ceballos Peña. El análisis se ha realizado sobre la base de la documentación obrante en el expediente del caso, tanto sus Actas de Sesión, Mapas del Conflicto, Notas tomadas por el Mediador, Documentación aportada por las partes, etc, así como también con el relato e interpretación del Mediador que he recogido y plasmado en la presente entrada. Huelga decir que los datos de los mediados han sido sustituidos por otros:

PARTES.

D. Laro Lavín Viaña
Dña. Deva Sobarzo Puente
CASO y SITUACIÓN EN EL MOMENTO DE ACUDIR A MEDIACIÓN.
Laro de X años de edad y Deva de X años de edad, acuden a mediación el día 7 de Julio de 2015. Se han divorciado hace 1 año, tienen una hija en común: Valvanuz de X años de edad. En su momento realizaron un convenio regulador, pero en el momento presente no están de acuerdo con el mismo. Por un lado Deva siente que el convenio, no se está cumpliendo por la mala relación existente entre ambos, y que los márgenes mínimos que se fijaron se han tornado en acuerdos a seguir a rajatabla, lo que va en contra de lo que acordaron en el propio acuerdo, el cual tenía vocación de ser flexible para adaptarse a las necesidades de Valvanuz, la hija de ambos y de ellos mismos. Por parte de Laro, no está conforme con el acuerdo debido a que desea que la custodia se le otorgue a él.

PA281187
Es en este punto donde ambos se encuentran al acudir a mediación. Pero tras estos hechos que Laro y Deva explican en una sesión individual que tienen con el mediador, cada uno, de treinta minutos, hay varias cuestiones previas que habrá que trabajar en mediación, así como un interesante análisis de cuáles son sus verdaderos intereses tras sus posiciones, y que necesidades los sustentan.
TIPOLOGÍA DEL CONFLICTO:
Se trata de un conflicto familiar. Existe mala relación entre ambos, y esa mala relación es “intensa” debido a la intensidad y el grado de conflicto. Existe un alto grado de desconfianza entre ambos, y el conflicto está muy enquistado.
LA SITUACIÓN PREVIA A LA MEDIACIÓN:
Laro y  Deva parten de una serie de distorsiones objetivas de la realidad, desavenencias y percepciones muy distintas sobre acontecimientos que han vivido en común. Además del bagaje propio que acompaña a una convivencia como pareja. Todo esto influye en cómo se relacionan el uno con el otro, y en la viabilidad o no de la mediación. Es importante tener en cuenta que un proceso de mediación no debe tener como único objetivo llegar a un acuerdo, habrá casos en los que el mediador podrá decidir cerrar el procedimiento si el conflicto esta tan enquistado que a lo largo de varias sesiones no se ha visto ningún avance. El caso de Laro y Deva, como veremos en el análisis del proceso, necesitara de todas las herramientas que el mediador tiene a su disposición, mas allá de las comunes como pueden ser la reformulación, resumen etc… debido a la intensidad y el grado de “enquistamiento” del conflicto. Pero no por estas dificultades añadidas se ha desistido de iniciar el proceso.

shutterstock_139360763

Existen varios hechos, que salieron durante las sesiones privadas que se tuvieron con cada uno de ellos, que fomentaron la escalada del conflicto. Estos hechos no fueron compartidos en las sesiones conjuntas hasta que no se produjo una sesión catártica, en la que ambas partes dejaron a un lado el rol más comedido, cada uno dentro de sus intereses, y manifestaron emociones y sentimientos profundos. En primer lugar, el sentimiento de desconfianza que Deva siente hacia Laro se vio potenciado por un malentendido entre ambos. Teniendo Deva bajo su cuidado a Valvanuz, tuvo que acudir al hospital, en ese periodo concreto estaba aquejada de una serie de dolencias para las que esperaba unas pruebas. Para Deva estas pruebas eran muy importantes y tenía miedo de que su salud estuviera realmente en riesgo. Así pues, dejó a Valvanuz con una amiga para ir al hospital y llamo a Laro para decirle que si algo ocurría, recogiera a Valvanuzy se quedará con ella. En esta llamada Deva creyó transmitirle a Laro que su estado podía ser grave y por lo tanto esperaba unas palabras de apoyo o consuelo, en cambio Laro vivió esta circunstancia de manera distinta, no entendió la gravedad que para Deva representaba este asunto y por lo tanto simplemente recibió la información, no atendiendo a la necesidad que sentía Deva, ya que para Laro esta llamada solo fue de rutina para informarle sobre Valvanuz.

Además de esto, Deva cree, aunque no lo haya manifestado en las sesiones conjuntas, que Laro piensa que antes de que dejaran la convivencia y se divorciaran, ella tenía otra relación. Hecho que aun agrava más la desconfianza y la mala relación entre ambos, ya que ella siente que él tiene una serie de opiniones sobre ella lo que la hace sentirse dolida y decepcionada. Es un nudo dentro del conflicto complicado de hacer frente y resolver debido a que Deva solo lo manifiesta, como hemos explicado en privado. A esto se añade que Deva cree que Laro solo desea la custodia por motivos económicos. Dado que actualmente al ser Laro el progenitor no-custodio es quien debe pasar la pensión de alimentos, de este modo si la situación cambia, sería Deva la que tendría que aportarle económicamente a Laro. Esto hace, desde su percepción que tenga otro motivo más para desconfiar de los intereses de Laro.

pareja articulo fernando

Laro por su parte también parte de una historia personal que hace que viva determinadas situaciones de una manera muy intensa, como veremos cuando desarrollemos sus posiciones, intereses y necesidades. Laro, en el momento de la ruptura, no deseaba separarse y achaca a Deva la responsabilidad del fin de su relación. Ella subió de escala profesional y él interpreta que al conocer ella nuevas amistades y “ver otro mundo” decidió dejarle. Este hecho hace que él asumiera en la ruptura un rol de víctima y ahora aborde la situación desde una postura de queja. A su vez, para Laro, el convenio regulador que firmaron tras el divorcio beneficia a Deva por encima de él. Esta percepción surge del siguiente hecho: en el momento del divorcio tramitaron el convenio con la misma abogada. Esta tenía una relación de amistad con Deva, así que él siente que esta relación previa le repercutió de manera negativa. Este hecho se suma a los descritos anteriormente como factores para aumentar la desconfianza entre ellos.

PROCESO DE MEDIACIÓN. Análisis de herramientas y recursos:

El proceso de mediación se desarrolló en 7 sesiones. El tema principal que traía a Laro y a Deva a las sesiones era el cuidado de Valvanuz. En un primer momento como hemos explicado, firmaron un convenio regulador muy flexible, que debido a la mala relación se tornó inútil. A lo largo de las sesiones se tratan temas como las actividades extraescolares de Valvanuz, las pernoctas con Laro, el progenitor no custodio, cumpleaños, vacaciones, asistencia sanitaria de Deva.

Pero para poder llegar a acuerdos sobre estos temas es necesario enfrentarse a varios nudos pasados y desenredarlos. Se realiza una primera sesión individual con Deva y con Laro, y avanzado el procedimiento se vuelve a hacer otra. El mediador comienza con la primera a conocer los malentendidos que han propiciado la mala relación, pero al ser confidenciales estas sesiones, a no ser que las partes deseen que deje de serlo, no puede trasladar a las sesiones conjuntas las cuestiones sobre las que se ha trabajado. De este modo para acercar posturas y proyectarles al futuro, e ir abordando cuestiones pasadas que han de salir en el proceso para poder desenredarlas, el mediador propone varias actividades. Con estas también se va a conseguir que Valvanuz, la hija de ambos, esté presente en el proceso, ya que se la va a involucrar en ellas.

Puzzle

Así, se les reparte en una de las sesiones, a cada uno de ellos una hoja para que le den a Valvanuz (14 años) y la rellene. El mediador puede conocer de primera mano algunas de las emociones de Valvanuz. Posteriormente el mediador les devuelve el contenido de esas hojas, verbalizado positivamente, de tal manera que ambos progenitores vean cuales son alguno de los intereses de Valvanuz. Así también se solventa un problema surgido en las sesiones individuales, el hecho de que Deva manifieste que Valvanuz la pide no ir con los tíos paternos pero luego no desee ponerlo en común en las sesiones conjuntas. Valvaluz en estas hojas, escribe que desea ir menos con sus tíos paternos, y se puede sacar a debate esa cuestión para que tanto Laro como Deva lleguen a un acuerdo.

En la tercera sesión, el mediador les da a las partes una hoja, pero en este caso para que la rellenen ellos. En esta hoja hay indicaciones para que escriban como se sienten, o qué expectativas tiene del proceso de mediación. Ambos coinciden en sus respuestas, y en reflejar su estado de ánimo como preocupado, la necesidad de sentirse feliz y satisfecho tras el proceso de mediación y en que el interés principal es Valvanuz. Esto sirve para unirles en necesidades que tienen en común y acercarles en sus posturas, intentando limar la desconfianza que sienten el uno por el otro.

También se usa con ellos la técnica de la asociación de ideas, el mediador les ofrece dos libros, un tratado sobre psiquiatría y un libro sobre Filosofía Zen (elegidos al azar por parte de los Mediados entre un grupo de obras) para que cada uno escoja uno de ellos, elija una página al azar y señale una serie de palabras, con las que construir después una frase. De ahí se vuelven a extraer puntos en común, como el enfoque familiar que ambos le dan al ejercicio y la similitud de intereses que reflejan las frases. También le sirve al mediador para obtener más información sobre ellos.

law-books-2

El proceso avanza hasta que en la sexta sesión se produce una catarsis. Deva durante todo el proceso había mantenido una posición comedida, sintiéndose en una situación de poder venía a la mediación con actitud de hacer concesiones, esto repercutía en el proceso ya que no expresaba sus intereses y Laro a su vez sentía que ella no era totalmente sincera y abierta en las sesiones. El por su parte reiteraba continuamente la amenaza del juzgado, siendo esta su mejor opción si la mediación no finalizaba con acuerdo. Laro también expresó en varias ocasiones no sentir que la mediación estuviera funcionando o estar conforme con ella. Es pues en esta sesión donde ambos estallan y muestran sus intereses en el proceso, tocando varios puntos conflictivos y pudiendo así el mediador recoger algunos y trabajarlos para intentar disminuir la conflictividad entre ambos.

Deva Sobarzo Puente:

Su posición en el conflicto:

Deva no quiere que se realice ninguna modificación del convenio. Cree que la petición de él está basada solo en intereses económicos, no en estar realmente con su hija. Se siente en posición de poder frente a Laro, debido a su posición económica, además de que ella ya ha rehecho su vida y tiene una nueva pareja. De este modo se siente cómoda en el proceso de mediación, no quiere confrontarse con Laro de manera directa, y su actitud es en las sesiones conjuntas taimada. Guardando sus verdaderas opiniones para evitar entrar en una discusión. Viene con el pensamiento de hacer determinadas concesiones para contentar a Laro.

Su interés en el conflicto:

Desconfía de Laro, y de que realmente tenga tiempo para dedicarle a su hija. Valvanuz la ha manifestado en numerosas ocasiones que Laro la ha dejado con sus tíos y que no la gusta estar en esa casa, Deva quiere que Valvanuz este bien cuando esta con Laro (interés psicológico) y que el tiempo que pase con él no la afecte de manera negativa.

También quiere estar con su hija en los momentos en los que ella considera que una madre debe acompañar a sus hijos, eso responde a un valor muy arraigado de figura clásica de la maternidad. De este modo cree que su hija la necesitará a ella en algunos momentos antes que a su padre.

Laro Lavín Viaña

Su posición en el conflicto:

Desconfía de Deva. Expresa muchas emociones, siente rabia, pena e incluso ira. Ve injusta la situación en la que se encuentran ya que se siente engañado por el convenio regulador. Quiere la custodia de Valvanuz.

Amenaza con el juicio, ya que siente que es su mejor alternativa, y esta amenaza se suscita porque no comprende a Deva, la quiere hacer reaccionar y que hable con sinceridad como él está haciendo. Quiere que Deva se implique en el conflicto y le explique sinceramente porque no puede optar a la custodia.

Su interés en el conflicto:

Quiere pasar tiempo de calidad con Valvanuz, quiere que esta sienta la pertenencia a una familia y desea asumir un papel de padre consciente e implicado. Tiene el valor de que los padres y las madres son iguales en la educación de sus hijos.

Desea que su hija no sufra lo que el sufrió de niño, presenta una necesidad de afiliación y pertenencia a una familia, que se encuentra en la base de la pirámide de Maslow.

Autora: Dña. Lorena Saíz Ruíz. Licenciada en Derecho y Máster Universitario de Mediación y Resolución de Conflictos por la Universidad de Cantabria. Socia de la Asociación de Mediación de Cantabria.

La Tranquilidad de Ana

Ana es una adolescente que se forma y asiste a un centro educativo de Cantabria. Tiene una familia que se ocupa de ella y unos pocos amigos y amigas. Es estudiosa, tiene profesores con los que se lleva bien, emotiva, le gusta la música, le importan los demás, es solidaria y tiene las ilusiones y los proyectos de cualquier chica de su edad, quiere ser profesora. Tiene también las incertidumbres y dudas propias de cualquier persona de su edad. Desde la escuela primaria, Ana viene sufriendo una historia de miedos todos los días , esa situación no ha mejorado esencialmente, la sigue viviendo en el centro de Secundaría en el que ahora se encuentra, miedo a acudir al centro escolar , a algunos de sus compañeros y compañeras que son la causa de sus temores, a las reacciones en casa cuando ha contado algo de lo que le pasa , a preocuparles y darles disgusto con ello, ellos ya iban notando que algo no iba bien , a que se metan con ella a la salida del centro , en la calle . Sus amigos y amigas más cercanos lo saben pero no aciertan a prestarle la ayuda que reclama,observadores en algún caso de la situación que ella vive guardan silencio , por presión o por temor quizás a convertirse en víctimas. Le acompañan educadores que claro que se preocupan por ella y su situación, si ha recibido su ayuda pero no parece haber sido suficiente o adecuada, aun con ello siguen en el empeño..

IMG_4897

Está preocupada además porque no descansa bien, está irritada, a veces no tiene ganas de ir a las clase y teme bajar su nivel de estudios. Ana no se encuentra bien.
Y así vive su día a día en el centro escolar y como ella tantos jóvenes , tantos niños y niñas en los centros educativos : exclusión , distintas formas de agresión , ridiculización, temor a ser ridiculizados, amenazas, insultos, miedo a comunicar lo que le pasa y sufrir represalias por ello, inmersa en eso que se viene a denominar “conspiración del silencio”.

La familia de Ana , ante la situación, acude a un servicio de mediación y se inicia un proceso de intervención en el centro siguiendo el protocolo de actuación establecido, Se comienza por tantear la posible situación de acoso para evitar actitudes alarmistas y realizar la valoración inicial de la situación para una verificación de la situación , se entrevista , entre otros, a la alumna , a ella , a fin de analizar la información : ¿Qué ha ocurrido? (Descripción de las distintas situaciones), ¿Cuándo y dónde ha sucedido? , ¿Quiénes son las personas que lo hacen? , ¿Por qué crees que lo hacen?, ¿Hay alguien que lo haya visto?, ¿Quién conoce la situación?, ¿A quién has contado estas situaciones que estás viviendo?, ¿A quién podrías contarlas?, ¿Hay alguien que te proteja? , ¿Desde cuándo se producen estas situaciones? , ¿Cómo te sientes cuando ocurre esto?, ¿Tú, qué es lo que haces cuando esto sucede?, ¿Qué tendría que suceder,para que se arreglase el problema? .

Cuando el mediador le plantea a Ana qué pediría , cuál es su mayor interés , ella responde sin dudar ni un momento:  tranquilidad, ¡¡ solo quiero tranquilidad !!. No desea más: al ir al centro en las mañanas, a la hora de la salida a casa sin preocuparme por si me siguen, para disfrutar algo la estancia en las clases , de la compañía en los recreos de mis amigos y amigas, convivir. No sé como , pero solo quiero eso, mi tranquilidad.

kids-holding-hands
A ella le dedico esta reflexión, por ella, Ana , y por tantos otros y otras que se encuentren en la misma situación, nos estimula e implica trabajar por la mejora de la convivencia en el ámbito escolar, el interés por esta convivencia en los centros educativos que transciende a toda la sociedad: trabajar en torno a una cultura de paz en los centros educativos . Las situaciones de maltrato no suelen evidenciarse ante los ojos de los adultos. El alumno víctima no suele reconocer la situación, por ello conviene hacerle saber que esta situación no debe ocultarse, hacerle sentir seguro, valorado y eliminar sentimientos de culpabilidad.
Prevenir, y la mediación puede ser una herramienta fundamental para ello,el conflicto, la transformación pacífica del mismo , que supone la comprensión de uno mismo , de los demás, el mutuo reconocimiento, la toma de responsabilidad por parte de todos en los conflictos que se originan. Implicarse toda la comunidad educativa. Implicar al alumnado en la creación de un marco protector, preventivo a través de iniciativas como círculo de amigos, alumnos ayudantes, equipos de mediación, etc. Desarrollar con ellos programas de habilidades sociales y relacionales, de desarrollo personal y social, trabajar la empatía y expresión de los sentimientos de manera asertiva, para ser escuchados todos y tenidos en cuenta y proponer estrategias didácticas que ayuden a la cohesión de grupo.
La ayuda entre iguales puede ser un instrumento importante para la prevención y resolución de estas situaciones ya que hace protagonista al alumnado , testigo fundamental de la violencia escolar. Con la Ayuda entre iguales se puede ampliar el potencial de la mediación, trabajando por una cultura de mediación que cale día a día en el centro, en las personas que lo construyen , en sus relaciones, viviendo valores, como la amistad y el ayudar y ser ayudado como algo esencial a la convivencia. En muchos centros educativos se está probando con éxito un programa de alumnado ayudante elaborado por un equipo de investigación pedagógica de la Universidad de Alcalá, a través de la creación de redes de ayuda entre iguales. Se busca con él mejorar la convivencia y prevenir las situaciones de acoso y los conflictos. El mismo alumnado asume voluntariamente la tarea de detectar situaciones de riesgo entre los compañeros y les ofrecen la ayuda.

Lo que J.C. Torrego define como “ una iniciativa de mejora de convivencia a través de fórmulas prosociales y pacíficas”. Y todo ello para que niños y jóvenes, como Ana, puedan lograr su tan deseada TRANQUILIDAD .

 

El Retrato de los Usuarios de la Mediación

Cuando se habla de Mediación en Conflictos, la mirada del que aproxima al desconocedor en la materia suele tener un enfoque general, una visión panorámica no sólo de lo qué es la mediación, de los que participan en ella, de sus ventajas, de los avances legislativos, etc, pero pocas o raras veces la aproximación se realiza desde el detalle, desde lo más interno cómo puede ser quienes suelen ser usuarios de un Servicio público y gratuito de Mediación familiar, comunitario, civil, mercantil, etc. Tampoco la aproximación se realiza desde el detalle también de los quienes, pero en este punto desde el punto de vista del Mediador, de quien facilita el proceso, en el artículo denominado “El Mediador como elemento fundamental del proceso” se inicia dentro de este blog la aproximación a su figura. Pero volviendo a las personas demandantes de Mediación en Conflictos como sistema de gestión poco o nada se suele hablar de ellos, y cuán importante es saber quiénes son los que pueden o necesitan acudir a este sistema y no a otro. Y no sólo desde la perspectiva de saber adecuar éste método a su destinatario principal sino también desde la perspectiva del mundo privado, de aquellos que quieren tener clientes que se beneficien de sus servicios como mediadores profesionales en cualesquiera de los ámbitos civil, mercantil, familiar, etc.

Estadistica II

En efecto, de acuerdo con la experiencia obtenida en mi carrera profesional como Mediador al frente de múltiples Proyectos de implantación de Servicios de Mediación en conflictos en ámbitos como el civil, mercantil, familiar y comunitario fundamentalmente, he podido analizar unos datos estadísticos que he ido plasmando en diversos estudios e informes. Asimismo, continúo en dicha labor de estudio cuantitativo y numérico de los resultados de los Servicios a fin de dejar de lado la literatura de la que muchos se deleitan desde el desconocimiento o desde el mero desenfoque de la cuestión, bajando a tierra el lenguaje inespecífico, y convirtiéndolo en números que nos proporcionen a todos una nueva mirada, nos conviertan en un nuevo observador de lo qué está ocurriendo. Este arduo pero apasionante trabajo continúa en la actualidad y junto con un excelente grupo de colaboradores/as podrá desembocar en un estudio que saldrá a la luz en breve y que nos dará una nueva visión acerca de la Mediación en conflictos desde perspectivas muy vinculadas a los destinatarios, a los protagonistas del sistema, los mediados, y no tanto desde la perspectiva tan recurrente y manida de aquellos que hablan de las potencialidades de la Mediación desde el autobombo y el mero oportunismo.

Así las cosas, y a modo de adelanto de dichos estudios, aproximativamente podemos hablar del retrato desde un punto de vista narrativo de quién es el usuario de la Mediación en conflictos en los Servicios Públicos de Mediación en los que he participado o he tenido ocasión de estudiar, analizar y sintetizar, a fin de obtener esta foto tan elocuente y que nos habla de la situación de la Mediación, no sólo en Cantabria, sino también extrapolable a otras Comunidades Autónomas. La interpretación de ésta foto, en principio, lo dejó a la libre valoración de cada uno desde su modelo mental, y que posiblemente a modo de comentario en el post pueda ser más enriquecedor si cabe que el propio retrato. Os ánimo a todos los lectores a participar en la interpretación de esta foto, que no es fija, sino dinámica:

FOTO ESTADISTICAS

Respecto a los usuarios de los Servicios públicos de Mediación, nos encontramos con una solicitante de inicio de la Mediación que es Mujer de unos 41 años de edad. Su nivel de estudios formativos alcanza el Bachiller, siendo de nacionalidad española. El motivo de acudir al Servicio público es debido a su gratuidad, dado que de otra manera no acudiría a un sistema como la Mediación en Conflictos, eligiendo otros sistemas de manera preferente pero la falta de recursos la aboca a acudir a un sistema que le han recomendado desde instituciones públicas como los Servicios de Empleo o los Servicios Sociales de su localidad, encontrándose en situación laboral de desempleo. Fundamentalmente reside en poblaciones urbanas de más de 10.000 habitantes. En cuanto a su estado civil es una persona Soltera pero tiene pareja con la que convive así como también un hijo menor, de aproximadamente unos 9 años. El Conflicto que le trae a Mediación es de índole familiar y va en relación a la necesidad del establecimiento de Medidas respecto al Hijo en Común de la pareja en proceso de ruptura. Según la creencia de la usuaria, el hecho de no estar casada y tener un hijo no supone tener que acudir a los Tribunales para regularizar la situación legal postruptura, por lo que encuentra en la Mediación un sistema informal que concuerda con su creencia. De esta forma, se desarrolla un proceso de mediación familiar después de invitada a la otra parte que accede al proceso, y después de 3 sesiones más las Sesión Informativa previa, alcanzan un Acuerdo Total respecto a todos los puntos incluidos en la Agenda de temas a tratar. Tras la suscripción del Acuerdo, la usuaria decide tramitar la homologación judicial del Acuerdo alcanzado mediante la solicitud de la asistencia jurídica gratuita, cumpliéndose los Acuerdos obtenidos tras la realización del oportuno seguimiento en un 98% de las ocasiones. Después de conocido el proceso de mediación, del que desconocían completamente todos sus caracteres, aunque habían oído hablar de la existencia de la Mediación, están convencidos de recomendarlo a otras personas que puedan encontrarse en situación de conflicto. Algo muy llamativo de este retrato del usuario es la confusión que le genera el término Mediación, no sólo al principio de la sesión informativa, sino más aún después, cuando conocen verdaderamente lo qué es, dado que les resulta complicado explicar lo qué se hace en las sesiones de mediación a terceros a sabiendas de qué se confunde con otras instituciones como la mediación: inmobiliaria, seguros, intermediación, servicios jurídicos, intervención social, intervención psicológica, coaching, etc.

Estadistica III

Finalmente, respecto al perfil del usuario en los Proyectos de Mediación en el Ámbito Hipotecario, también de carácter gratuito para el usuario, las variaciones en cuanto al retrato son significativas, dado que el solicitante de este servicio es Hombre, de 46 años, con un nivel de estudios inferior al supuesto anterior (ámbitos civil, mercantil, familiar, comunitaria, escolar, etc), dado que es de estudios primarios. En cuanto a su situación laboral es igual, desempleado, mientras que su estado civil cambia, pasando en este caso a estar casado. En cuanto al número de hijos de la unidad familiar también varía, subiendo de uno a dos hijos, mientras que la expectativa que le trae a este tipo de Servicios es encontrar una ayuda neutral e imparcial dado que no confían en la Entidad Bancaria con la que tienen el préstamo y tampoco confían en profesionales jurídicos de los que no tengan referencias al creer que no van a poner todo de su parte en la resolución del asunto. Acude al Servicio con carácter previo al inicio de acciones judiciales por parte de la Entidad Bancaria, terminándose su expediente, mediante un Acuerdo suscrito con aquella en la que se ha contemplado una serie de medidas de refinanciación, reestructuración viable del préstamo hipotecario que le facilita poder continuar dentro de su vivienda.

El mediador como elemento fundamental dentro del proceso.

En ocasiones, cuando se habla de procesos mediacionales se pone exclusivamente el foco en las partes en conflicto. Centrándonos en elaborar una serie de técnicas y estrategias que nos permitan gestionar cualquier situación con ellas. En esos momentos nos olvidamos de tener en cuenta que los mediadores somos también una parte fundamental en el proceso, para lo cual es necesario que prestemos atención y cuidado en nuestra labor. Teniendo presente que nuestra actividad puede suponer la diferencia entre una mediación exitosa o un fracaso.

Esta cuestión se me puso especialmente de manifiesto analizando el expediente de un caso real, análisis que comprendió el expediente documental de actas de sesiones intermedias así como cuadros de análisis del caso y otras documentaciones. Durante este análisis observé como una serie de actuaciones llevadas a cabo por el mediador durante el procedimiento repercutieron tanto en el grado de implicación de las partes en el proceso como en su percepción de la mediación y en el papel que desempeñaron en la misma.

La situación era la siguiente, una pareja acude a un Centro de Mediación Privado para que un Mediador Familiar pudiera ayudarles a regular las medidas referentes a su divorcio, con una fuerte situación de desequilibrio entre ambos, fundamentado éste en la cuestión económica, siendo ella la parte que se encuentra en una situación de poder frente a él.

El transcurso de la mediación estuvo marcado por varias cuestiones, ella mostraba durante todo el proceso una partcipación activa, en cambio él acudia a las sesiones pero no participaba de manera real, afectando todo ello al Principio de Voluntariedad. Es importante señalar en este punto que entendemos por voluntariedad. Es evidente que en los procesos de mediación las partes deben acudir de manera autónoma a las sesiones, siendo conscientes de que son los protagonistas de lo que en ellas sucede. Esta voluntariedad no se sustenta solo en el hecho de acudir a la sala en la que se realiza la mediación, sino que pasa por involucrarse de manera activa en la toma de decisiones, expresando los propios intereses y escuchando de forma activa a la otra parte, para lograr a un acuerdo lo más beneficioso posible para ambos.

d79da81ef6e62798928a5ff649e11b9d_large

Otro hecho destacable fue como decidió el mediador estructurar el proceso. Los procesos de mediación no tienen un modelo fijo e inalterable, pero si una serie de consideraciones que son aplicables de manera general. La estructura del proceso es una de ellas, aunque por supuesto se puede ver modificada por necesidades de las partes. En el caso analizado, el mediador en una primera sesión comienza a trabajar la agenda de temas, en lugar de realizar una primera sesión en las que partes pudieran situarse en el conflicto, expresar sus posiciones para que así el mediador pudiera conocerlas, y trabajarlas para desplazarles hasta sus verdaderos intereses.

Este cuéntame inexistente y el adelanto de la fase procesual de la Agenda trajo consecuencias negativas al proceso ya que el mediador no fue capaz de reconocer, tras las posiciones de las partes, sus verdaderos intereses quedándose sin resolver malentendidos y aspectos básicos como la comunicación entre ellas.

Este hecho fue clave dentro de este proceso, porque supuso que una de las partes, la que partía de una situación de desequilibrio, se percibiera ajena a la mediación al sentirse en una posición en la que no estaba en igualdad de condiciones. Para vincularle al procedimiento y que participara de forma activa en las sesiones hubiera sido necesario un proceso de legitimación y reconocimiento, sin olvidarnos de la otra parte con la que por supuesto habría que seguir trabajando.  Pero  el mediador en el proceso no solo pudo haber actuado de otra forma en esta cuestión, sino que en la redacción de las actas y a la hora de conducir los acuerdos pudo vulnerar  a mi entender un principio básico: la neutralidad, obviando el debate de cuestiones fundamentales en beneficio de una de las partes. El mediador empleó además un lenguaje que en lugar de acercar a las partes al proceso provocó su alejamiento, debido a términos que debían haber sido enfocados de una manera más humana y cercana, fomentando las connotaciones positivas, transformando por ejemplo custodia por cuidado y responsabilidad respecto de los hijos.

Todo ello afectó a la voluntariedad con la que las partes acudían al proceso, haciendo que la mediación concluyera con un acuerdo que en ningún momento se cumplió, como reflejó el seguimiento del mismo. Incumplimiento que vinó derivado de un acuerdo alcanzado, quizás, sin una voluntad real, sin implicación y sin subsanar los desequilibrios evidentes de los que partían las partes.

Vemos así que la labor del mediador se torna fundamental, ya que es quien debe lograr que ambas partes, desde una posición de desequilibrio de poderes, se desplacen hasta equilibrarse y se involucren de igual manera. Respetando los tiempos de cada uno, reforzándoles con tareas, dinámicas y otras herramientas. Cuando el mediador descuida estos aspectos, supone una alteración del procedimiento que conlleva el desentendimiento de las partes, la perpetuación del desequilibrio y una mediación avocada a ser desnaturalizada respecto a cuestiones procesuales o metodológicos, como este caso refleja y que quizás se aproxima más a otras instituciones como la Conciliación.

Es importante tener presente que los mediadores pueden sentirse ante determinadas situaciones, debido a experiencias previas o a sus propios valores, inclinados a simpatizar, qué no empatizar, más con una parte que con la otra. O que como cualquier otro profesional, cometan errores  basados ya sea la falta de una correcta formación o de la inexperiencia o simplemente debido a un periodo de formación práctica respecto a simulaciones de casos reales o de Laboratorio o Estancias de Prácticas Supervisadas por Profesionales con sobrada solvencia y experiencia. Pero es por ello necesario un trabajo previo para evitar que nada de ello trascienda en las sesiones o repercuta en la mediación, un trabajo de autoconocimiento, reflexión, aprendizaje y estudio. En el caso que he mostrado como ejemplo para resaltar estas cuestiones, las partes, tras el proceso manifestaron que la mediación había sido una herramienta vacía de sentido y en definitiva una pérdida de tiempo. Está en nosotros, los profesionales dedicados a este ámbito, mejorar día a día, estudiar bien la materia, la metodología, acudir a formaciones continúas, jornadas, congresos, etc pero sobre todo pudiendo disfrutar de períodos de estancias de prácticas como observadores o comediadores supervisados por Profesionales experimentados que fortalezcan nuestros aprendizajes con el fin de no provocar con nuestro actuar una desconfianza hacia esta institución o a que sea confundida con otras instituciones tales como la Intermediación, la Conciliación, etc.

Una Aproximación al Concepto de Mediación Hipotecaria: Su Contextualización.

Como consecuencia de la crisis económica y dentro del marco de protección del deudor hipotecario, empezaron a emplearse mecanismos extrajudiciales de resolución de conflictos para paliar los efectos de las ejecuciones hipotecarias y los consiguientes desahucios.
Entre estos instrumentos surgió la Mediación Hipotecaria que se puede definir como un método de resolución extrajudicial de conflictos mediante el cual un tercero neutral e imparcial (el mediador) ayuda al dueño de la vivienda y al prestamista a llegar a un acuerdo negociado, justo y voluntario, con el fin de llegar a acuerdos satisfactorios para ambas partes.

IMG_4626
De su exégesis podemos señalar los siguientes caracteres:
a) Es un método de resolución extrajudicial de conflictos. Es decir, se realiza fuera del proceso judicial, bien antes de iniciarse el proceso judicial o una vez iniciado el mismo, en el cual, el conflicto se resuelve de manera pacífica.

b) Se trata de un proceso de mediación presidido por los principios comunes de a la Mediación en Asuntos civiles y mercantiles (de acuerdo con lo establecido en los artículos 6, 7, 8 y 9 de la Ley 5/2012 de 6 de Julio, de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles): Voluntariedad y libre disposición, Igualdad entre partes, Neutralidad e imparcialidad de los Mediadores y Confidencialidad. En el cual, el mediador facilita la comunicación y el diálogo entre las partes.

c) Interviene un tercero, el mediador, que es neutral e imparcial. El mediador no representa a ninguna de las partes, sino que es un facilitador o guía.

d) El objeto del conflicto es un préstamo que recae sobre la vivienda
habitual del prestatario, préstamo que está garantizado con el derecho real de hipoteca o de prenda.

e) El mediador ayuda a las partes a llegar a un acuerdo negociado, justo y voluntario, teniendo como objetivo llegar a acuerdos satisfactorios para ambas partes. El fin de la mediación es conciliar intereses y necesidades de las partes, y, es por ello, que son las partes las que por ellas mismas llegan a una solución al conflicto con la guía del mediador.

Bank
Por tanto, son elementos subjetivos, por un lado, las Entidades Bancarias, prestamistas del préstamo y, por otro, los deudores del préstamo (prestatarios) que deberán de haber suscrito el mismo al objeto de adquirir su vivienda habitual.
Respecto a los elementos objetivos, se trata de conflictos hipotecarios, presididos por la contratación entre prestamista (acreedor) y prestatario (deudor) de un préstamo garantizado con prenda o hipoteca. Es por ello, que dichos conflictos hipotecarios coinciden con el ámbito objetivo de los denominados Procesos Judiciales de Ejecución Hipotecaria recogido en los artículos 681 y ss. del Capítulo V de la Ley 1/2000, de 7 de enero, Enjuiciamiento Civil y que han sido modificados en los últimos años debido a la crisis económica por diversa legislación para reforzar la protección del deudor hipotecario (vid. Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social).
Con relación a su naturaleza jurídica se cuestiona en la doctrina si la mediación hipotecaria es mediación pura y simple, si se puede encuadrar dentro de los supuestos de la Ley 5/2012 o queda excluida de su ámbito de aplicación por ser mediación de consumo. Eduardo Vázquez señala que el préstamo hipotecario es un servicio financiero que, a parte del contenido contractual u obligacional, lleva aparejado un derecho real de garantía (la hipoteca). Y aunque la hipoteca es un derecho real de garantía accesorio al contrato de préstamo, no deja de ser un derecho real diferente del crédito garantizado. Los derechos reales son materia puramente civil y, como tales, están dentro del ámbito de aplicación de la Ley 5/2012. De este modo, distingue la mediación típica de la mediación atípica. Si se caracteriza la mediación hipotecaria como mediación típica se puede contar con los beneficios de la suspensión del proceso judicial en curso y de los plazos (conforme a los arts. 16.3 y 4 de la Ley 5/2012). Sin embargo, el efecto suspensivo de la ejecución también puede obtenerse de igual manera cuando lo soliciten las partes (Arts. 565, 538 y 19.4 LEC). Sin embargo, si se caracteriza como mediación atípica, se cuenta con la ventaja de no tener de ajustarse a todos los requerimientos legales para su configuración, pudiendo relativizarse el principio de neutralidad contemplado en el artículo 8 de la Ley 5/2012. De esta manera, el mediador podría equilibrar las posiciones de las partes garantizando la plena igualdad de oportunidades conforme el artículo 7 de la Ley.

file0001300605042
Así, siguiendo al autor, hemos de recordar que el principio de flexibilidad es también propio de la mediación, destacando que ante la situación de crisis económica que ha conllevado que muchas familias no pudieran hacer frente a las cuotas del préstamo hipotecario con la consecuencia de una ejecución hipotecaria, se han utilizado por diversos países europeos, Estados Unidos o Méjico, métodos extrajudiciales de resolución de conflictos como la negociación, la llamada intermediación o la mediación.

De este modo, Eduardo Vázquez destaca que lo verdaderamente importante es que ante un verdadero y serio problema ha surgido una vía extrajudicial de gestión de conflictos, donde antes no se intentaba. En esta nueva forma de gestionar los conflictos las influencias de la mediación y de la negociación es evidente y el empleo de sus técnicas son un hecho, siendo un hecho también el éxito de muchas de estas experiencias.
Y es en estas experiencias donde debemos fijar nuestra mirada dentro de España en el territorio de Cantabria, donde se puso en marcha en el año 2011 el proyecto pionero de la Oficina de Mediación Hipotecaria del Exmo. Ayuntamiento de Torrelavega por la entidad AMECAN, implantándose posteriormente en otros municipios como Camargo y Castro-Urdiales y también a nivel regional mediante la Oficina de Mediación Hipotecaria del Gobierno de Cantabria.
La metodología establecida en este proyecto goza de entidad propia ya que el protocolo de Mediación Hipotecaria integra la Intermediación Hipotecaria y es que el asesoramiento u orientación o la negociación no son la Mediación Hipotecaria en sí mismas sino que son parte del Protocolo de actuación de la Oficina para dar una atención integral y que conforman parte del procedimiento en este tipo de casos tal como se desarrolló en el Proyecto pionero de este tipo en Torrelavega. En todas las oficinas se ha seguido el mismo protocolo de actuación teniendo un elevado porcentaje de éxito no sólo en los expedientes tramitados sino también en los supuestos de soluciones satisfactorias para las partes. Como ejemplo, en Torrelavega se atendieron durante los tres años de ejecución más de 550 expedientes, atendiéndose por tanto a más de 550 familias.

Es por ello, que dentro del protocolo de actuación, el técnico encargado realiza, en la fase de elaboración del plan de intervención del caso concreto, tanto labores de asesoramiento y orientación como labores de intermediación negociando directamente la negociación con la Entidad Bancaria o puede considerar oportuna la iniciación de un proceso de mediación. De este modo, el técnico se encarga de la elaboración de escritos de Solicitud de acogimiento al Código de Buenas Prácticas Bancarias, Reclamaciones al Servicio de Atención al Cliente o al Banco de España, Solicitud al Juzgado de paralización del lanzamiento, derivaciones a organismos como a Servicios Sociales o al Servicio de Orientación Jurídica, negociación directa o inicio de un proceso de mediación. Si bien, estas actuaciones pueden ser complementarias unas de otras y así, por ejemplo, cuando las medidas establecidas en el Código de Buenas Prácticas Bancarias no resultan viables o no se cumplen sus requisitos o caben otras medidas aplicables al Préstamo hipotecario se procede al inicio de una negociación con la Entidad Bancaria mediante labores de Intermediación y/o se inicia un Proceso de Mediación Hipotecaria, en el cual, el mediador neutral e imparcial, ayudará a las partes a llegar a una acuerdo satisfactorio para ambas. En cuyo caso la mediación se realizará siguiendo los principios de mediación en asuntos civiles y mercantiles, siempre teniendo en cuenta la flexibilidad de la mediación.
Es en el proceso de Mediación donde las técnicas y herramientas de la mediación juegan un papel fundamental para intentar conseguir el equilibrio de poder entre las partes, puesto que es obvia la desigualdad entre las mismas, y además, mediante el empleo de la mediación, se facilita la comunicación y el diálogo, puesto que dicha comunicación, deteriorada en muchas ocasiones, se restaura al ser las partes las que por ellas mismas, guiadas por un mediador, encuentran una solución ventajosa al conflicto y asumen su responsabilidad durante el proceso de mediación y en el cumplimiento del acuerdo alcanzado.
Es por ello, que debemos concluir que la experiencia de estos Proyectos ha dado lugar, como dice David Ceballos, a una subespecie de la mediación, una nova especie surgida de la crisis económica, y que sin perjuicio de poder utilizarse otras fórmulas de resolución de conflictos como el asesoramiento y orientación, la intermediación o negociación, la implantación de los proyectos de Mediación Hipotecaria en Cantabria son un hecho y han conllevado a encontrar soluciones beneficiosas para ambas partes y, como colofón, que muchas familias no hayan perdido su vivienda habitual.

BIBLIOGRAFÍA
Ceballos Peña, David: Articulo “La Mediación Hipotecaria: un nuevo fenómeno de afrontamiento de conflictos en un entorno de crisis social”. Revista de mediación imotiva. Número 12, 2º semestre 2013. http://www.revistamediacion.es
Vall Rius, Anna: “La Intermediación en problemáticas hipotecarias”. Revista digital, Edición 2, diciembre de 2012. http://www.mundomediacion .es
Vázquez de Castro, Eduardo: “La solución negociada ante la ejecución hipotecaria”. Revista Crítica de Derecho Inmobiliario, núm. 740, págs. 3973-4006. Noviembre de 2013. http://www.revistacritica.es
Zaera Navarrete, Juan I.: Artículo “Mediación hipotecaria. A vueltas con su auténtica naturaleza”. http://www.lawerpress.com Madrid, 10 de Octubre de 2014.

 

Autora: Dña. Carmen de Albert Roca-Sastre. Abogada y Mediadora. Presidenta de la Fundación Roca-Sastre. Secretaria de la Junta Directiva de la Asociación de Mediación de Cantabria.