II Edición del Proyecto “Cuidar, Cuidándose” para la Atención a la Dependencia

En el mes de Octubre del año 2.016 comenzamos la andadura de este apasionante Proyecto denominado “Cuidar, Cuidándose”. A través de este proyecto se ha capacitado a más de 20 personas (Cuidadores Profesionales, No Profesionales, así como Familiares de Personas en Situación de Dependencia) en materias tales como Autocuidado personal del Cuidador desde el punto de vista de la Inteligencia Emocional, la Gestión y Resolución de Conflictos, la Comunicación Eficaz, Resiliencia, así como también buenas prácticas para los cuidados de la persona en situación de dependencia…

En este nuevo ejercicio 2.017 se da continuación al proyecto iniciado y se realizará de nuevo un programa formativo en su segunda edición para nuevos/as alumnos/as que quieran capacitarse en estas materias, así como también se ampliará el proyecto a través de diversas actividades dirigidas no sólo a nuevos miembros del proyecto sino a los antiguos que conformaron el grupo anterior con jornadas de integración y dinamización, así como con la facilitación de un grupo de intercambio de experiencias y apoyo mutuo…

Seguir leyendo “II Edición del Proyecto “Cuidar, Cuidándose” para la Atención a la Dependencia”

Certificado Profesional Mediación Comunitaria 2.017

A partir del próximo Martes 26 de Septiembre de 2.017 se da inicio a una edición de formación para el Empleo dentro del Centro de Formación Códice Cantabria. Este curso se trata de un Certificado de Profesionalidad Mediación Comunitaria SEPE y de carácter oficial y gratuito dado qué dicho programa esta subvencionado por el Servicio Cántabro de Empleo.

El curso se desarrollará entre el martes 26 de Septiembre de 2.017 hasta el mes de Enero de 2.018, mes en el qué se iniciará la parte de Prácticas No Laborales en Empresas. El lugar de celebración del curso es Santander (Cantabria), en la sede del Centro en Calle Tres de Noviembre.

Puedes obtener más información acerca del curso, ayudas para poder realizarlo, matrícula, programa etc puedes contactar directamente con la Academia Códice Cantabriaen el teléfono 942 37 50 50 o en el correo electrónico academia@codicecantabria.com.

Solo faltan 2 plazas para que demos por cerrado el Grupo que iniciara este curso, te esperamos!

 

 

Descubre los Beneficios del Coaching Integral

El próximo 21 de Febrero de 2.017 a partir de las 19:00h hasta las 20:00 tendrá lugar una webinar gratuita y accesible para todo aquel interesado desde cualquier punto y dispositivo, sobre los Beneficios que el Coaching Integral como Metodología de desarrollo puede aportar. Seguir leyendo “Descubre los Beneficios del Coaching Integral”

Coaching en Conflictos: Otra dimensión en la Gestión de Conflictos

El pasado 7 de Octubre de 2.016, durante la celebración de la IV Jornada Solidaria: “La Mediación y Otras Disciplinas de Resolución de Conflictos” tuvimos la ocasión, quien suscribe y la PCC Coach por ICF Dña. Stela Izquierdo de intervenir en el Taller denominado “Coaching en Conflictos”. Fue una oportunidad poder presentar a más de 30 asistentes a este taller la figura del Método de Resolución de Conflictos llamada “Coaching en Conflictos”, auténtica desconocida del mundo de la Resolución de Conflictos que despertó el interés de muchos de los asistentes.

En efecto, el Coaching cómo método de excelencia profesional, personal, etc es aún desconocido para el gran público aunque se ha hecho durante más de 30 años en España un hueco importante, no teniendo parangón con la extensión en los países Anglosajones o también en Latinoamérica. Sin embargo, su configuración como Método o Instrumento para ayudar a resolver conflictos interpersonales, empresariales, etc es aún desconocido no sólo para los propios Coach Profesionales sino también para el gran público así como para los Gestores de Conflictos, veáse por ejemplo Mediadores, Árbitros, Abogados, etc.. Muchos de ellos desconocen el gran valor que puede aportar el Coaching dentro de la Gestión de un Conflicto, desconociendo también que en el Método de Resolución Alternativo denominado Derecho Colaborativo, la figura del Coach resulta en muchos casos fundamental.

Seguir leyendo “Coaching en Conflictos: Otra dimensión en la Gestión de Conflictos”

Breve Guía sobre Cursos de Mediación Profesional

En una anterior publicación en el Blog sobre la Formación en Mediación en el que daba respuesta a la pregunta: “¿Cómo llegar a ser un Mediador en Conflictos?” exponía tanto los requisitos necesarios para ser Mediador Profesional como también los distintos cursos y formaciones que pudieran servir para conseguirlo y dónde actualmente participo. Ante las preguntas de muchas personas interesadas en capacitarse como Mediadores Profesionales o simplemente adquirir habilidades y cualidades mediadoras para sus profesiones, este post pretende dar alguna indicación que pudiera serles de utilidad.

En primer lugar, capacitarse para tener un título de Mediador o capacitarse para ser Mediador en Conflictos para poder ejercer como tal con solvencia. A lo que necesariamente seguiría, ¿tiene sentido contar con un título de Mediador civil y Mercantil? ¿Es una inversión rentable? ¿Conseguire trabajo como Mediador?. Complejas preguntas que requieren preguntas certeras. A la primera de ellas solamente comentar que un título es algo que en mi opinión puede decorar una habitación con un bonito marco o puede decorar también nuestro curriculum vitae o nuestro perfil en Linkedin. Aunque también, pudiera servir para obtener puntuación para algún proceso público o privado de obtención de una plaza vacante. Sea como sea esa puede ser la intención del qué se forma en Mediación en Conflictos. Muy respetable por supuesto, al igual que puede ser también respetable que alguien se forme en mediación y quiera un título a fin de esperar a alguna oportunidad laboral futura o ampliar su actividad profesional a dicho sector de la Mediación.

Si uno se encuentra en alguno de estos supuestos, entiendo que lo más conveniente es buscar el curso de mediación más económico y que menos esfuerzo pueda suponerme, para lo cuál a día de hoy existen muchas y variadas opciones en distintas instituciones o centros de formación on line, algunos de ellos semigratuitos y otros por apenas 200 euros uno puede obtener un título de Mediador. Respecto a su validez ya explique en el anterior artículo mencionado que el ámbito civil y mercantil es necesario que el centro este inscrito en el ministerio de justicia como centro de formación así como su Curso también lo este. El enlace a la web para comprobarlo es el siguiente:

Ministero de Justicia

Todo lo anterior si cómo decimos nuestra intención es meramente decorativa, aunque si nuestra búsqueda de esta capacitación es algo más concreta en el sentido de querer tener una introducción algo más provechosa en cuanto a adquisición de conocimientos teóricos, existen otros muchos cursos de instituciones académicas on line, dado que en 2.016 todas las Universidades Españolas, casi sin excepción, se han sumado al carro de la formación on line con Títulos Propios, Cursos de Especialización y Máster en Mediación, Resolución de Conflictos, Negociación, etc.

Se hace preciso para seguir ahondando en la cuestión responder a las otras preguntas, ya que la decisión de querer tomarse más en serio esta formación, también dependerá de ver que posibilidades tiene este mundo de la Mediación. Así la primera pregunta: ¿tiene sentido contar con un título de Mediador civil y Mercantil?, depende; serían muchas otras las preguntas al propio interrogador: ¿Te gustan los Conflictos? ¿Te gusta el mundo de la Resolución de Conflictos, jurídico, psicológico, social relacionado? ¿Has tenido o tienes posibililidades de desplegar habilidades relativas a cómo gestionar Conflictos en tu trabajo actual o potencial?. En función de si la respuesta es positiva o negativa, tendrá o no sentido continuar por esta vía, pero si es afirmativo, también habrá que indicar que existen otras especialidades que quizás también puedan suscitar interés, más allá de los propios ámbitos civil y mercantil, me refiero a los ámbitos familiar, comunitario, intercultural, etc. ¿Es una inversión rentable?, depende, aunque lo mejor sería decir, ¿qué es rentable para ti? si nos referimos a si la inversión económica será recuperada en un plazo determinado o será acrecentada con ingresos por dicha actividad, tendremos que dejar la respuesta pendiente de contestar a la capacidad de encaje laboral. Si nos referimos a la rentabilidad en cuanto a las opciones que el aprendizaje en gestión de conflictos puede suponer al alumno, entiendo que si el aprovechamiento del curso es óptimo la respuesta sería afirmativa.

¿Conseguire trabajo como Mediador?; la clave de bóveda. El auge de la Mediación en los Medios, de la propia insistencia machacona en su mención por Colegios Profesionales, Administraciones y sobre todo Universidades desde hace unos años a esta parte, la publicación de normativas, etc, no ha supuesto lo que los creadores de expectativas vacuas auguraban, aunque sí ha supuesto el incremento de alumnos en los Cursos de Formación, y por lo tanto el número de “supuestos” mediadores profesionales, que algunas estimaciones arrojan alcanzan a esta fecha la cantidad de 15.000 en toda España, cuando en el año 2.011 el número estimado no superaba los 800. En el año 2.013 advertía en mi artículo “La Insoportable Levedad de la Mediación” de lo qué podía denominarse “Búrbuja de la Mediación” y solamente hay que escribir en el buscador de google “Mediación en España” para constatar el incremento exponencial de esta actividad. Si tendría que resumir diría que ninguna titulación académica, ningún máster, curso, certificado…asegura a nadie hoy en día la obtención de un puesto de trabajo, máxime inmersos en una crisis económica desproporcionada e inaúdita, lo qué sí puede suponer la obtención de dicho título es un aumento de opciones a la hora de conseguir un puesto de trabajo. En lo qué ataña a conseguir un puesto de trabajo de Mediador Profesional en alguna institución, empresa o despacho profesional las posibilidades son más bien escasas, solamente uno tiene que realizar una búsqueda en portales de búsqueda de empleo con la palabra “Mediador en Conflictos” para comprobarlo, o buscar en boletines oficiales el número de plazas convocadas por entidades públicas con esta denominación.

Tan desolador ejercicio de sinceridad tiene su contrapartida, y no es otra, que aunque el presente pudiera ser así, el movimiento de este sector esta en incipiente auge, y por lo tanto, los profesionales bien capacitados, bien acreditados, con solvencia profesional demostrada puede que tengan tanto cabida en puestos de trabajo concretos creados ad hoc, como también mediante el autoempleo o participación a través de proyectos de carácter social, un ámbito dónde se despliega como anillo al dedo la Gestión y Resolución Pacífica de Conflictos. En efecto, existen ya múltiples proyectos de intervención social dónde la Mediación comienza a desplegar efectos desde hace ya unos cuantos años en muchas Comunidades Autónomas, lo que no deja de ser una gran oportunidad.

De esta forma, y a modo de conclusión, si como digo la clave será: solvente capacitación, acreditación y puesta en práctica profesional, también la formación de origen en la materia deberá de reunir estos requisitos para aquél que como he señalado al principio quiera ejercer profesionalmente. Así, es recomendable a la hora de seleccionar los siguientes criterios de selección:

  1. Profesorado: Al menos un porcentaje significativo del profesorado deberá de ser Mediadores en Conflictos profesionalmente en activo en proyectos directamente relacionados con la materia familiar, civil, etc y con años de acreditada experiencia.
  2. Duración: aunque el requisito mínimo de 100 horas es el legal al menos el Curso o Cursos a elegir deberán de superar con mucho este número dada la complejidad de la disciplina.
  3. Programa: el programa no sólo a de contener legislación, sino que debe de contener un módulo muy significativo referido a Técnicas y Herramientas para el Ejercicio.
  4. Institución o Centro de Formación: se recomienda que sea una Universidad o Institución Académica contrastada la que avale el Curso aunque también es conveniente que éste relacionada en su vertiente más práctica en colaboraciones con Entidades o Empresas (Fundaciones, Asociaciones, despachos, empresas …. de Mediación) dedicadas expresamente al Sector. Inscrito en el Listado de Centros de Formación del Ministerio de Justicia, y en algunas Comunidades Autónomas como Cataluña con la acreditación expresa necesaria autonómica.
  5. Varias Promociones y Testimonios: Que el curso o centro cuente con varias promociones y con Testimonios reales de ex alumnos que han pasado por la formación.
  6. On Line, Presencial, Prácticas: Al margen de los contenidos on line necesarios para su estudio y de qué cuente con Tutores on line para su enseñanza, resulta fundamental en el aprendizaje de la Mediación las clases presenciales, dado que es una disciplina vivencial para poder adquirir las técnicas y herramientas de gestión. Siendo imprescindible que estas clases presenciales sean eminentemente prácticas, prioritariamente de simulación de casos reales. Finalmente, la existencia de posibilidad de realizar estancias de prácticas en algún Proyecto, Despacho, Servicio Público o Entidades especializada en Mediación adscritos a la propia Formación o Curso.

La experiencia adquirida y el aprendizaje es algo que siempre será de utilidad y que nadie podrá arrebatarnos.

Cómo rezaba un famoso anuncio:

Búsque, compare, y se encuentra algo mejor, compre

 

La Mediación: Un Proceso Legal y Ajurídico

Recuerdo que cuando comencé a interesarme y estudiar sobre el mundo de la mediación, sólo Cataluña tenía ley de mediación, es más, la Directiva 2008/52/CE entró en vigor cuando ya casi estaba terminando mis primeros estudios en la materia, y también recuerdo como una parte de los docentes de entonces se hacían eco de las críticas vertidas por parte de la doctrina en el sentido de advertir de los peligros de una excesiva juridificación de la mediación.

A la vista de mis últimas experiencias formativas en la materia, no puedo más que darles la razón y compartir plenamente sus preocupaciones, que han pasado de preocupaciones teóricas a realidades materiales. La mediación por definición es un proceso flexible y creativo que se adapta a las partes, mientras que el derecho es todo lo contrario, es estricto y lineal. Así las cosas, observo con estupor como la formación ofertada por algunas instancias educativas gira fundamentalmente en torno a la ley. He pasado muchas horas de este curso académico escuchando cómo un mediador debe conocer tal o cual legislación para poder ejercer correctamente su profesión, llegando al absurdo de ser requeridos para anticipar la solución jurídica a un asunto concreto, en el transcurso de un caso práctico.

justice-2

El derecho tiene una vis atractiva muy potente y los operadores jurídicos tienen una “obsesión” por juridificar todo aquello que va a tener relevancia en su mundo de leyes. Los principios de seguridad jurídica e imperio de la ley lo impregnan todo, y si bien son fundamentales para nuestro ordenamiento jurídico, no obstante, son principios estáticos que aplicados de forma absoluta al ámbito de la mediación pueden privarla de su dinamismo, encorsetándola y abocándola a repetir los esquemas judiciales que precisamente se intentan evitar al acudir a mediación.

No hay duda de que los acuerdos de mediación no pueden ir contra la ley, no cabe una mediación “contra tábulas”, pero no es menos cierto que la mediación tampoco tendría que hacerse “secundum tábulas”, por cuanto un apego muy estricto a la ley escrita podría influir negativamente la actuación del mediador haciéndole dirigir el proceso hacia la obtención de una respuesta similar a la que darían los tribunales, extirpando al proceso de la riqueza creativa y adaptativa que le es propia.

Sin llegar a los extremos que algunos llegaban de decir, haciendo un paralelismo con la ley de huelga, que la mejor ley de mediación es la que no existe, si que me preocupa el camino jurídico que la mediación está recorriendo y la apropiación que los operadores del mundo legal pueden llegar a hacer del procedimiento y de la formación de mediadores sobre la base de esa regulación.

law-books-2

El mediador es eso, mediador. Se habla de que la persona mediadora debe trascender a su formación de origen para poder desarrollar su labor eficazmente y, al mismo tiempo, la sombra de la especialización jurídica sobrevuela la formación impartida. Es un trascender “a medio gas”, un mensaje contradictorio “eres un mediador pero no te olvides de aplicar la ley”.

Es obvio, en mi opinión, que la razón de base para todo esto, es la desconfianza del mundo del derecho ante esta figura que ofrece una libertad y una flexibilidad que no ofrece el derecho tradicional, y un miedo a perder “cuota de negocio” por la irrupción de un tercero que hace las cosas de una forma distinta y al margen de lo tradicionalmente estandarizado.

Decía antes que los acuerdos no pueden desoír la ley, pero en el marco de ésta se pueden llegar a muchas soluciones distintas, siendo para ello fundamental que el mediador no esté centrado en la literalidad de la ley. Por las características del propio proceso de mediación, nada impide que en la fase de generación de opciones se invite a expertos que puedan informar sobre la legalidad de las opciones planteadas, tampoco se impide que las partes sometan sus acuerdos al examen de un experto ajeno como paso previo a la firma definitiva, nada hay en contra de que el mediador se asesore, una vez en el proceso, sobre las normas que se aplican al caso concreto, etc. Son múltiples las vías que existen para asegurar la legalidad de los acuerdos sin necesidad de que el mediador requiera imperiosamente de una formación legal profunda y sin que la ley necesite tirar de las riendas del proceso para llevarlo por un camino prefijado y seguro.

Recientemente, hablando con una mediadora en formación, me manifestaba su preocupación a la hora de mediar en asuntos familiares por la inseguridad que le provocaba su falta de formación jurídica, y el miedo a no saber cómo dirigir las negociaciones para que los acuerdos fueran legales y homologables en sede judicial. Esta presión provocada por el derecho, puede tener un efecto disuasorio para aquellas personas cuya formación previa no es la jurídica, con lo que el riesgo de juridificación es aún mayor ya que se está transmitiendo, de forma sutil y velada, la idea de que el perfil ideal para mediar es el de un licenciado en derecho.

En conclusión, creo que la mediación y la persona de la mediación deben ser protegidos frente a la fuerza omnipresente del mundo jurídico y deben alzarse como instrumentos que, desde su independencia de la ley, ayudan a la convergencia de los conceptos de justicia formal y justicia material. Para ello resulta imprescindible que los mediadores estén organizados y asociados y que, como colectivo, “planten cara” y se hagan oír por encima de aquellos que quieren mediatizar y organizar su buen hacer con elementos ajenos a su disciplina.

Autora: Dña. Mónica de la Campa Plata. Licenciada en Derecho, Mediadora Comunitaria y alumna del Máster Universitario de Mediación y Resolución de Conflictos de la Universidad de Cantabria.

Llegar a ser Mediador en Conflictos: ¿Cómo?

La persona mediadora en conflictos es, de acuerdo con su conformación natural, la pieza esencial del proceso de mediación, puesto que es quien ayuda a encontrar una solución dialogada y voluntariamente querida por las partes. La actividad de mediación se despliega en múltiples ámbitos profesionales y sociales, requiriendo habilidades que en muchos casos dependen de la propia naturaleza del conflicto.

El profesional de la mediación ha de tener, pues, una formación general que le permita desempeñar esa tarea y sobre todo ofrecer garantía inequívoca a las partes por la responsabilidad civil en que pudiese incurrir.

Las condiciones y responsabilidades para el ejercicio de la profesión según Ley 5/2012, de 6 de julio, de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles son las siguientes:

Artículo 11. Condiciones para ejercer de mediador.

2. El mediador deberá estar en posesión de título oficial universitario o de formación profesional superior y contar con formación específica para ejercer la mediación, que se adquirirá mediante la realización de uno o varios cursos específicos impartidos por instituciones debidamente acreditadas, que tendrán validez para el ejercicio de la actividad mediadora en cualquier parte del territorio nacional.

Por su parte el Reglamento de desarrollo de la Ley 5/2012, Real Decreto 980/2013, de 13 de Diciembre, dispone que esta “Formación Específica para ejercer la Mediación”:

Artículo 4.- Contenido de la Formación

1.- “(…) deberá proporcionar a los mediadores conocimientos y habilidades suficientes para el ejercicio profesional de mediación (…)”.

Artículo 5. Duración de la formación en materia de mediación.

1. La duración mínima de la formación específica del mediador será de 100 horas.
file0001447089305

Por lo tanto, de acuerdo con la legislación vigente Estatal, para ser Mediador en el ámbito civil y mercantil será necesaria una formación mínima de 100 horas, duración equivalente al Curso Universitario Especialista Mediación Civil y Mercantil que desde AMECAN y su Escuela Práctica de Mediación en conjunción con la Universidad Europea del Atlántico y la Fundación Universitaria Iberoamericana se ha desarrollado.  No obstante lo anterior, y de acuerdo con las legislaciones de distintas Comunidades Autónomas en otros ámbitos como el Familiar se exige una duración de la formación superior (aproximadamente 300 horas), variando estos requisitos en función de qué Comunidades Autónomas estemos hablando.

La Asociación de Mediación de Cantabria y su Escuela, consideran necesarios para poder alcanzar un nivel óptimo como Mediador en Conflictos realizar unos itinerarios formativos que alcancen al menos las 300 horas lectivas, debiendo complementarse a la actividad formativa teórica con una formación práctica presencial esencial para el desarrollo de la persona mediadora, práctica que deberá asentarse en la realización de dinámicas grupales, individuales, roll playing, etc en los que el alumno pueda interiorizar todas y cada una de las herramientas que un Mediador debe de utilizar en su día a día, así como también integre una serie de aptitudes y actitudes necesarias para el afrontamiento de la gestión de conflictos de forma positiva, tanto propios, como ajenos.

ROADWORKERS 72
En mi labor como docente formando Mediadores Profesionales, consideró fundamental la adquisición de una serie de competencias profesionales por parte del alumno entre las que se encuentran las siguientes, a modo de resumen o síntesis:

  • Deontología Profesional: Adquisición de los conocimientos esenciales de la Ética del Mediador en Conflictos para su despliegue práctico en los casos concretos.
  • Sesión Informativa-Constitutiva: Adquisición de los Conocimientos relativos a Mediación, sus principios, logística, límites, etc para la realización de la Sesión Informativa sobre Mediación así como para el Establecimiento del Acuerdo de Mediación o también llamada Acta de Sesión Consititutiva.
  • Generación de Confianza-Rapport.
  • Identificación del Estilo de Afrontamiento de Conflictos.
  • Escucha Activa.
  • Presencia.
  • Técnicas y Herramientas Conversacionales: Preguntas de Bajo Nivel, Alto Nivel, etc.
  • Gestión Emocional y Autoregulación.
  • Formulación de Objetivos y Selección para la Conformación de Agendas de Trabajo.
  • Técnicas de Negociación.
  • Técnicas de Creatividad.
  • Redacción de Acuerdos y Compromisos.
  • Gestión del Seguimiento de Cumplimiento de Acuerdos.

En cuanto al Centro Formativo dónde formarse como Mediador, el artículo 7 Real Decreto 980/2013, de 13 de Diciembre, por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 5/2012, de 6 de Julio, de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles, la Formación Específica en Mediación Civil y Mercantil deberá ser impartida por Entidades de Formación que cuenten con la habilitación legal para llevar a cabo tales actividades.

La Escuela Práctica de Mediación, quien lleva impartiendo sus cursos durante V Promociones anteriores, cuenta con la habilitación legal oportuna así como con los permisos administrativos exigidos por la Legislación vigente, cumpliendo los requisitos de necesaria especialización del Profesorado en la materia de Mediación y con los recursos necesarios que garantizan una formación de calidad y una validez legal de sus titulaciones formativas.

epm_logo-negativo

 

Asimismo, la Escuela Práctica de Mediación se encuentra inscrita como Centro Formativo en el Registro de Entidades Formativas del Ministerio de Justicia del Gobierno de España, estando homologados tanto el Curso Universitario de Especialista en Mediación Civil y Mercantil como el Curso Avanzado. Asimismo, el Curso de Especialista está homologado también por el Centro de Mediación de Derecho Privado de la Generalitat de Cataluña.

MINISTERIOjusticia

El CURSO UNIVERSITARIO DE ESPECIALISTA EN MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL es un curso de formación que otorga al alumno la capacitación legal necesaria para el ejercicio profesional en el ámbito civil y mercantil, otorgándosele el Diploma Universitario Acreditativo de Especialista Mediador Civil y Mercantil con validez para poder inscribirse en el Registro de Mediadores del Ministerio de Justicia, así como también en el Registro de Mediadores del Centro de Mediación de Derecho Privado de Cataluña dado que está homologado por el mismo. Asimismo, y dado que el curso pertenece a FUNIBER, Fundación Universitaria Iberoamericana, tiene válidez también en todos los países de Iberoamérica. Este Curso es fruto del Convenio de Colaboración suscrito entre AMECAN y la Universidad Europea del Atlántico.

 

logo vertical UNI EUROPEA ATLANTICOrgb

generalitat

El Curso Avanzado: Perfeccionamiento Profesional, el cuál lleva ya más de V Promociones de alumnos, es la joya de la corona de la Escuela Práctica de Mediación dado que año a año hemos intentando ir mejorando la calidad de este curso que pretende consolidar, ampliar y mejorar tanto los conocimientos teóricos como sobre todo prácticos del alumno que ya posea formación básica en Mediación en Conflictos civiles, mercantiles, familiares, etc. Para ello el curso se dirige a la puesta en práctica mediante primero un Laboratorio de Ejercicios Prácticos Simulados de casos reales, como mediante la realización de Estancias de Prácticas tutorizadas por un Mediador Experimentado (el alumno estará en calidad de observador o comediador) en casos reales en los Proyectos que AMECAN Gestiona o de otras entidades con los que ésta entidad tiene Convenios de Colaboración. Finalmente, la guinda del curso se desarrolla mediante la Prueba Presencial de Simulación Completa de un caso con actores profesionales que sirve como bautismo de fuego de todo aquél que quiere dedicarse con garantías al ejercicio profesional.

En definitiva, llegar a Ser un Mediador en Conflictos requiere tiempo, dedicación, esfuerzo, y sobre todo ilusión. Al margen de todos estos requisitos, una formación de calidad y con clara vocación práctica. Además, esta formación debe de estar homologada en el mayor número de territorios posibles para que el Mediador no se encuentre con trabas legales para su desempeño.

Finalmente, consideró fundamental la realización de tanto un número de al menos 30horas prácticas presenciales realizando simulaciones de casos prácticos (Roll playing) tanto con alumnos compañeros como actores, como de actores profesionales, complementándose estas horas con estancias de prácticas y observación de casos reales de Mediación en Conflictos.

Autor: D. David Ceballos Peña. Abogado y Mediador en Conflictos. Coordinador del Servicio Municipal de Mediación del Ayuntamiento de Camargo y del Ayuntamiento de Santander.  Premio AMMI 2.014 al Proyecto Nacional en Mediación por “Oficina de Mediación Hipotecaria en Cantabria” y Premio AMECAN 2.015 a la Trayectoria Individual en Mediación.

Entrevista en el Blog a Mediar Granada

El pasado mes de Noviembre de 2.015 tuve el placer de participar en el afamado blog de Tomás Prieto “A Mediar Granada” dónde apareció la entrevista que me realizaron a fin de conocer la perspectiva sobre la Mediación Personal como también en representación de la Entidad que presido “Asociación de Mediación de Cantabria (AMECAN)”. Dicha entrevista salió a la luz curiosamente el mismo día en que los miembros de A Mediar Granada recibían el Premio AMMI 2015 en la categoría de Mejor Blog sobre Mediación en Conflictos, premio merecídisimo y que todavía hace que el placer de participar en el mismo fuera mayor. Mi agradecimiento a Tomás Prieto y su equipo y mi enhorabuena por su gran trabajo en su Blog. Os facilitó el enlace a la entrevista y por ende a su Blog:

Entrevista David Ceballos Peña en Blog A Mediar Granada

A continuación paso a trascribir el contenido literal de la misma en la presente entrada:

1-¿Por qué se han constituido como asociación?, ¿qué ventajas tiene?

Se acudió a la forma jurídica de Asociación por el potencial integrador, participativo y expansivo que tiene este tipo de entidad. Las ventajas que tiene son claras en cuanto a su sencillez para su constitución, costes de constitución, no necesidad de aportación de fondo social inicial al contrario que otras formulas como la Fundación, así como también por sus requisitos legales en cuanto a contabilidad, régimen y tratamiento fiscal etc. Asimismo, suele conformar un núcleo de participación social muy significativo así como una fórmula democrática que coincide con muchos de los principios propios de la Mediación en Conflictos. No obstante, también existen algunas desventajas a tener en cuenta máxime cuando la entidad crece desde aspectos tales como la estructura organizativa, volumen económico, etc, dónde es más aconsejable acudir a otras fórmulas organizativas tales como la Fundación.

2-¿Cuál es el objeto de la asociación que preside?

La Asociación tiene como objetivo ser un eje vertebrador de la Mediación en Conflictos en Cantabria, siendo punto de reunión y de organización de todas aquellas personas con interés en la materia que quieran contribuir a su divulgación y extensión entre toda la ciudadanía. Asimismo, no queda solo el objeto en estas cuestiones sino que también se ha pretendido ponerlo en práctica en la realidad social a través de diferentes proyectos que fueran de utilidad no sólo para los Poderes Públicos sino también para la ciudadanía.

logo amecan

3-¿Qué fines se plantean para conseguirlo?

Los fines de la entidad son tanto la Divulgación y Sensibilización de la Ciudadanía sobre la existencia de Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos, como también  la Formación Especializada tanto de la ciudadanía, como de nuevos Mediadores así como una formación más avanzada y de calidad para los ya profesionales de la Mediación. También la implantación de Proyectos relacionados con la Mediación de carácter innovador en la ciudadanía de Cantabria a través de diversas iniciativas. En nuestro caso, muchos de los fines inicialmente propuestos se han cumplido con creces sintiéndonos muy satisfechos de la labor realizada hasta la fecha. También se ha conseguido la celebración de diversas Jornadas, Seminarios y Congresos que se han fraguado tanto en la Coorganización del II Congreso Estatal de Mediación de FAPROMED del año 2.013 en Madrid, como también las III Ediciones de la denominada Jornada Solidaria de Mediación.

4-¿En qué están trabajando en este momento?

Durante los últimos años la actividad de la Asociación ha sido frenética, habiéndose realizado una multitud de actividades, proyectos, acciones de todo tipo que han hecho que la entidad sea una habitual del día a día de los cántabros, a tal punto de familiarizarse con el término de la Mediación, los Mediadores como profesionales y los resultados de estos proyectos. Sin embargo, la actividad de la asociación ha disminuido en los últimos tiempos debido a que Profesionalmente muchos de las personas implicadas tenemos nuestros Proyectos Personales y la Asociación ha dejado de ser el foco de atención principal. No obstante, se viene trabajando en la continuación de Proyectos ya existentes como el Servicio Municipal de Reinosa, Camargo o Astillero así como la nueva apertura del Servicio en Santander. Asimismo, se continúa en los trabajos para la implantación de la Mediación Escolar en Cantabria.

5- ¿Qué objetivos se plantean a medio-largo plazo?

Los objetivos de la entidad es poder mantener al menos el ritmo de trabajo y actividad que se han venido reflejando en todas las Memorias de Actividades Anuales Publicadas durante los cinco años anteriores, solo con eso, entenderíamos sería el mayor de los éxitos. En la actualidad, y después de la experiencia vivida, tenemos claro que sencillamente existir es ya un logro después de tanto tiempo y de tantas dificultades a las que ha habido que hacer frente. Quizás el objetivo a Largo Plazo es poder seguir aglutinando personas interesadas en la Mediación de forma sincera, cada vez son menos los oportunistas que recalan en la entidad (parece que fue un fenómeno del pasado), y que estén dispuestos a participar y con su fuerza, ánimo y voluntad conseguir divulgar la Mediación entre más y más gente que además decida que sus conflictos, cuando el caso así lo aconseje, se resuelvan por esta vía de Resolución o por otras vías distintas de la vía judicial.

6- ¿Son ustedes una asociación abierta o cerrada?

En principio ese adjetivo de abierta o cerrada es más propia de formas jurídicas organizativas societarias del tipo mercantil tales como las Sociedades Anónimas. En este tipo de entidades tiene sentido ser abierto o cerrado dado que las acciones o participaciones están en el mercado, pero en el caso de las Asociaciones tal como se encuentran reguladas, las cuotas de participación como socio no son objeto de tráfico mercantil por lo que entiendo que el adjetivo se refiera a si somos una entidad que cumple con su razón de ser tanto desde el espíritu legal de su regulación como desde la ética, de poder dar cabida a todo aquel que tenga interés en la Mediación sin poner trabas a la entrada de forma gratuita. Si es así, AMECAN es quizás una de las entidades más abiertas que he podido conocer, dado que por ella han pasado más de 150 personas que han sido Socios de Pleno Derecho, ha contado también con categorías colaborativas como los Simpatizantes (más de 120), habiendo reunido en ocasiones en Asambleas Generales a más de 50 personas simultáneamente presentes o representados. Estoy de acuerdo en que este formato de Asociación, que es el propio según la regulación legal y cultural, es complejo en cuanto a su organización y administración pero también es cierto que para asociaciones de carácter cerrado, tanto en la forma legal comprenden un fraude de ley en cuanto a su utilización como también desde el punto de vista moral y ético. Existen otras formas jurídicas para aglutinar meramente intereses económicos como son verbigracia las Sociedades Civiles, mercantiles, laborales, cooperativas, etc como para que se haga mal uso de este Derecho Fundamental que comprende la Asociación de una forma tan torticera.

7-¿Qué ofrecen a los asociados si es abierta o a los socios si es cerrada?

El capítulo IV de la Ley 1/2002 de Asociaciones habla de Asociados, sin que haya distinción como se ha dicho arriba entre asociaciones abiertas o cerradas, teniendo los mismos derechos por tanto si se les denomina como asociados o como socios de pleno derecho, no afectando ni habiendo diferencia entre ambos. Como señalé anteriormente entiendo que esta diferenciación es fruto de la experiencia de muchos en relación a comprobar la existencia de Asociaciones cuyo funcionamiento es un claro ejemplo de Fraude Legal, pero también de incumplimiento sistemático de las disposiciones legales y reglamentarias que son de aplicación en este tipo de organizaciones, y que por tanto son utilizadas como empresas encubiertas queriéndose beneficiar los integrantes tanto de un trato de favor por parte de las entidades públicas, como también en el acceso a subvenciones públicas o privadas, así como también los bajos costes que tiene su administración y gestión en fase embrionaria o beneficios fiscales, por no hablar de la imagen pública proyectada de ser una institución. Toda esta praxis huelga decir que perjudica claramente al movimiento asociativo y máxime si la coletilla es de Mediadores o de Mediación. Entiendo que muchos quieran ganarse la vida con esto de la Mediación, pero creo que en las formas no están haciendo ningún favor y que además no se es de esta forma muy coherente con los principios que rigen este Modelo.

Así que la respuesta en nuestro caso es que nuestros socios tienen todos los derechos y deberes reconocidos en la Ley así como en nuestros Estatutos, ofreciéndoseles además ventajas tanto en las actividades propias de la entidad, como en la formación en otras entidades con Convenio, como también descuentos en los servicios con los que la Entidad tiene Convenios de Colaboración Comercial, entre otras muchas ventajas que día a día se han tratado de construir.

8- ¿Imparten algún tipo de formación para mediadores?

Desde el año 2.011 esta entidad se dotó de lo que denominamos en aquel entonces ESCUELA PRÁCTICA DE MEDIACIÓN y que en principio nació con vocación de ser un punto de formación continua para los Mediadores con formación de Máster Universitario pero que después fue transformándose al albur de lo que nos demandaban tanto los Mediadores que venían con formaciones deficientes de diversos Másters, Posgrados On line, etc o de Universidades de Fuera de Cantabria, como también de aquellos que querían desarrollar una formación en Mediación y Resolución de Conflictos de calidad e impartida por personas o profesionales que trabajarán en este ramo de forma habitual, destacándose la práctica frente a la mera exposición teórica y que además, la formación de esta Escuela no se guardara las claves para poder ser mediador en conflictos, como puedan ser el estudio de técnicas y herramientas provenientes de disciplinas anejas como la PNL, Coaching, Gestalt, Inteligencia Emocional, Teoría Sistémica, Teoría de la Comunicación, etc. Constituyó un auténtico desafío cambiar el paradigma imperante de impartición de materia teórica así como mera presentación legislativa, exposición de experiencias, y demás formaciones del todo punto insuficientes al no llevar al alumno a la experimentación práctica vivencial, algo tan necesario en esta profesión, así como el desarrollo de Competencias que aquel debe trabajar. Asimismo, se añadió como novedad la posibilidad de realizar estancias de prácticas por parte de los alumnos en los diferentes servicios públicos de Mediación que AMECAN gestiona así como asistir como observadores o como coparticipantes en la dirección de procesos reales de Mediación Familiar, Civil, Mercantil, etc.

9-Se escuchan voces a favor de la puesta en marcha de un grado en Mediación, ¿Ustedes que opinan?

La formación reglada en este y en muchos otros países está anclada en el pasado; en la traslación de información y no en el aprendizaje, así como también en la obtención de Títulos con los que decorar si hay suerte o mejor dicho predisposición el gabinete profesional o en otros casos la habitación de casa. En mi opinión, quizás más que un grado, posgrado, doctorado, etc etc universitario que está saturando absolutamente el mercado y que vive inmerso en una burbuja formativa de la Mediación en Conflictos cuya sustanciación se basa en la mera expectativa de que algún día ese porcentaje del 30%, tan manido por cierto, de conflictos se vean resueltos a través de un método de resolución de conflictos (sin tener en cuenta que existen otros muchos sistemas de resolución de conflictos también muy válidos y que no se han hiperpromocionado) como es el de la mediación en conflictos, lo mejor sería que esta formación fuera impartida por un Ente o Entidad de referencia de carácter asociativo e integrado por Profesionales que se dediquen al ramo.

Sirviéndome como ejemplo preferiría que esta Profesión de la Mediación en Conflictos fuera administrada por formaciones de calidad auspiciadas por Federaciones o Asociaciones serias. Algunos pensarán que es mejor que esté la Universidad de por medio, pero también es verdad que ahora lo está y no por ello hay más trabajo para los Mediadores Profesionales ni tampoco conlleva el reconocimiento de la Mediación como Profesión.

Está claro que quién defiende la existencia de un Grado en Mediación defiende la continuidad del modelo y no la producción del cambio necesario en la Educación Formal en este Estado Español tanto a niveles iniciáticos como Universitarios.  Defiende o se posiciona a favor de las prácticas Endogámicas con la creencia de que puedan entrar dentro del sistema y ocupar quizás puestos de formador o profesor en lo que fuera dicho Grado en Mediación. Por mi parte creo que de haberlos, de existir los Grados en nada cambiaría el statu quo actual, siendo los mismos dada la premisa endogámica universitaria, quienes continuarían en los puestos de formadores, por lo que siento defraudar a todos aquellos que aspiran a entrar en la rueda que hoy critican.

En conclusión defiendo una institución que avale la formación de calidad, autogestionada por Mediadores en activo, y con formadores de calidad, multisede, y que con ese sello de calidad sea confiable para los ciudadanos.

10-¿Cree que tenemos buenos profesionales en España?

Por lo dicho anteriormente se puede inferir que no creo que haya buenos profesionales en el Estado Español. Sí creo que tenemos algunos Pioneros de grandísima calidad tanto profesional, docente y también me atrevería decir humana. Me vienen muchos nombres a la cabeza: Daniel Bustelo, Trinidad Bernal, y un largo etcétera. Mejor dicho, y rectificando, sí hay buenos profesionales, los hay excelentes, pero no todo el que se llama “Mediador” primero lo es, y segundo sabe lo que es y lo que significa.

11-¿El nivel de formación de los expertos es el adecuado?

Volviendo a lo dicho el nivel de formación es cuanto menos que mejorable, muy mejorable. Si algo he podido comprobar con mi experiencia profesional, docente, asociativa, etc y cotejando con las experiencias de otros profesionales de fuera de Cantabria, el nivel de formación es en algunos casos una formación que puede ser muy buena desde el punto de vista de organización, calidad docente, etc pero lo que se enseña no es Mediación en Conflictos, ni Negociación, ni Métodos de Resolución de Conflictos, ni técnicas ni herramientas, nada de ello, sino que se enseña otras cosas distintas. También que los Programas de partida trabajan únicamente las cuestiones racionales o cognitivas sin conllevar ningún proceso de aprendizaje ni desarrollo competencial de los alumnos. De tal forma que estas personas cuando reciben una formación en el que mínimamente se desarrollan alguna de estas competencias (4-8 horas como mínimo por ejemplo)  toman conciencia de que mucho de lo aprendido en el curso está bien para acumular información pero que realmente no les sirve para la práctica profesional.

También hay que decir que existen excelentes formadores, profesionales y algunos cursos de una calidad excepcional, pero creo que precisamente son los que menos visibilidad tienen, algo que creo es habitual también en otros ramos y disciplinas.

12-¿En su opinión será la práctica más extendida de resolución de conflictos en el futuro?

No lo sé, la verdad, creo  que sí va a avanzar mucho gracias al cambio estructural que se está produciendo en la ciudadanía y al movimiento de mucha gente que está haciendo posible el cambio, también al cambio de modelos, de valores, de creencias… No obstante es un largo camino dado que hay mucho por hacer, no sólo en cuanto a que sea conocido sino a que sea asumido como una alternativa seria y en segundo lugar que la gente asuma la responsabilidad sobre sus problemas, conflictos, etc, en una sociedad que tiende a la irresponsabilidad de forma sistemática y a la que desde bien niños nos conducen hacia la traslación de la responsabilidad a terceros.

Lo que creo que estaría bien es que todos los Métodos de Resolución de Conflictos fueran más conocidos a fin de que todos sean conscientes de qué el menú es más amplio, que se amplíe por tanto la mirada a sistemas tales como el Arbitraje, la Conciliación, la Negociación, la Mediación, el Coaching en Conflicto, Diálogo Apreciativo, etc.

13- ¿Por qué tarda tanto en implementarse esta forma de justicia?

Creo que el sentimiento de retraso viene porque quizás haya perspectiva de premura por parte de quien lo estudia o quiere dedicarse a ello o en la actualidad se dedica y según su modelo experiencial este está siendo pobre. Según mi experiencia, son muchas las personas que han acudido a Mediación en Conflictos, siendo una progresión geométrica en un intervalo de observación de apenas 5 años, lo cual me demuestra que la clave está en quien observe. De esta forma para mí sí se está implementando este método de resolución de conflictos, no sé si llamarlo Justicia o de qué forma.

A los que esperan que algo venga a solucionarles la sequía en el gabinete les pido que miren hacia fuera y que trabajen de allí hacia dentro, y que haber sacado un título, un posgrado, dos, tres, cuatros… relacionados con la Mediación en Conflictos no es la base de justificación universal por la cual uno tiene un derecho divino a recibir asuntos de Mediación, eso sí, sin ningún género de dudas habréis mejorado la cuenta de resultados de la universidad que os haya impartido dicha formación.

14-¿Qué medidas tomaría para convencer a los mediadores para que se asocien?

Convencer es algo que no se me da bien y creo que no es positivo, prefiero invitar o sugerir. Amecan es una entidad con mucha gente en su interior, lo primero es convencer a los que están de que quieran continuar, que tengan alicientes, actividades, reconocimiento, formación, presencia y participación, etc y después es invitar a otros a conocernos a que sepan como trabajamos y qué valores son los que inspiran a todos, y si están de acuerdo con ellos, casan con su manera de ver las cosas, plantearse la opción de iniciar su camino en nuestra entidad a fin de poder integrarse en todas las actividades que año a año se planifican así como vivir la vida social de una entidad tan rica en personas.     

15-¿Qué distingue a su Asociación de Mediación de Cantabria de otras organizaciones?

Las Personas que la integran, todo lo demás, la imagen corporativa, los proyectos realizados, las actividades, etc son cosas que marcan y definen nuestra idiosincrasia y la imagen que proyectamos hacia fuera, pero lo que hace funcionar a esta entidad son las personas que día a día aportan un grano de arena o una playa entera! Así como aquellos que nos apoyan con su ánimo y sus felicitaciones reconociendo el trabajo pero sobre todo los logros obtenidos a lo largo de estos años y que confían en que se sigan produciendo en el futuro. Todo esto nos distingue, las personas son los mejores testimonios vivos de lo que la organización engloba y representa, y eso, y la ilusión que nuestra entidad siempre ha desprendido nos distingue de cualquier otra iniciativa en Cantabria o en el resto del mundo!!

Entrevista con una Mediadora II: Alicia Díez Llorente

 

Alicía Díez Llorente. Psicologa y Mediadora. Coordinadora en el Servicio de Mediación de Laredo (2.013) y Técnica en el Servicio de Mediación de Castro Urdiales (2.012)
Alicía Díez Llorente. Psicologa y Mediadora. Coordinadora en el Servicio de Mediación de Laredo 2.013  y Técnica en el Servicio de Mediación de Castro Urdiales (2.012)

1.- ¿Qué es para ti la Mediación?
La Mediación para mi es una oportunidad para hablar sobre lo importante, para abordar los conflictos que nos preocupan en primera persona, sentándonos a dialogar con la otra parte. La Mediación rescata aquello que normalmente posponemos o hemos afrontado sin éxito, permitiendo un intercambio constante de perspectivas en búsqueda de un acuerdo sensato.

2.- ¿Qué esperabas de tu paso por la Escuela? ¿Cuáles de tus objetivos se han cumplido?
Esperaba continuar formándome y añadiendo estrategias útiles que me permitieran desempeñar, en el futuro, un trabajo eficaz como profesional de la mediación. También esperaba coincidir con profesionales expertos en la materia y aprender de ellos/as. Quería potenciar una inquietud, dotándola de herramientas que se pudieran plasmar en la realidad del día a día.

Mis objetivos de aprendizaje se cumplieron. En la Escuela tuve la oportunidad de escuchar y aprender de profesionales de la mediación que nos acercaban aún más a la figura de la persona mediadora y a la realidad de los conflictos. Además, me ayudó a percatarme, aún más, de la importancia de los detalles, del cuidado en el lenguaje, de los límites necesarios en Mediación, de la profesionalidad en el proceso, entre otros.

3.- ¿Cuáles crees que son las cualidades que todo buen mediador debe de tener?
Por un lado, para ser un buen mediador/a considero que es imprescindible saber escuchar de manera activa y disfrutar haciéndolo, además de tener cierta sensibilidad ante los problemas y sufrimiento de los demás. Autocontrol, capacidad para ponerse en el lugar de la otra persona y entender cómo está viviendo la situación desde su posición. Y por otro lado, no podemos olvidar los conocimientos, herramientas y demás estrategias que deben ir incluidas en la mochila de todo/a profesional de la mediación, para ayudar a la persona a descifrar sus necesidades y sus intereses reales, y para facilitar una comunicación eficaz entre las partes en conflicto. Una persona mediadora tiene que querer y estar preparada, mental y académicamente hablando, para ayudar a desatar nudos.

4.- ¿Crees que cualquier persona puede trabajar como Mediador?
Desde mi punto de vista, para poder trabajar como mediador/a es imprescindible una buena formación pero no sólo eso. Además de una formación indiscutible, considero que se necesita reunir ciertos matices que tienen que ver con la personalidad y con la forma de entender y abordar la vida. Nunca me atrevería a afirmar que no todo el mundo vale para ser mediador/a, pero sí creo que un/a buen/a mediador/a tiene que ser capaz de “conectar” con las partes en conflicto y, a la vez, hacer que las partes “conecten” entre sí. Conectar con sus emociones, esas que están desbordando cualquier posibilidad de entendimiento, ayudando a que las expresen, las den sentido, y las dirijan hacia algo mejor. En definitiva, saber gestionar situaciones complicadas con el objetivo de ayudar a las personas a encontrar el mejor acuerdo común.

Tríptico del Servicio de Mediación de Laredo
Tríptico del Servicio de Mediación de Laredo

5.- ¿Cuál fue el aspecto que más destacarías a tu juicio de tu formación en la Escuela Práctica de Mediación antes de ser Mediadora y Coordinadora de Servicios Públicos de Mediación.?
El enfoque de la escuela, orientado a la práctica profesional, de tal manera que ofrece recursos y conocimientos que vas a necesitar tarde o temprano.
6.- ¿Con qué lección te quedas?
Que en la Mediación también hay límites y que los protagonistas son las partes. Ante los conflictos de los demás, tu opinión no sólo no vale, sino que es contraproducente.

7.- ¿Qué es para ti o qué significa las siglas “AMECAN”?
AMECAN para mi es sinónimo de profesionalidad, de formación constante y de calidad en todo aquello que hace. Además de eso, y para que sea posible todo lo anterior, AMECAN es entusiasmo, trabajo en equipo, autoconfianza, responsabilidad y sensibilidad ante las dificultades. AMECAN es oportunidad y posibilidad de cambio.

laredo.

Entrevista a una Mediadora: Sandra Amor López

 

David Ceballos Peña
           Sandra Amor López: Psicológa y Mediadora. Coordinadora del Servicio Municipal de Mediación de Reinosa y Técnica en el Servicio Municipal de Mediación de Santander.

1.- ¿Qué es para ti la Mediación?
Técnicamente hablando, es una forma de resolver los conflictos interpersonales de forma pacífica, utilizando para ello el diálogo, la esucha y fomentando con ello la empatía, asertividad y toma de conciencia sobre el conflicto, a través de la figura del mediador, que será el profesional que facilitará mediante diferentes herramientas y técnicas, que las personas que se encuentren en conflicto sean las que lleguen al acuerdo más satisfactorio para ellos, siempre desde la imparcialidad, neutralidad y voluntareidad, pilares intrínsecos a todo proceso de mediación.
Por otra parte, entiendo que la mediación es una manera también de entender las relaciones con los demás, en los diferentes ámbitos sociales en los que nos encontramos las personas, familiar, vecinal, laboral, escolar, etc, entendiendo de esta forma que la escucha, el diálogo, la empatía y la asertividad son las herramientas fundamentales que ayudan a resolver conflictos de forma más adaptativa y funcional, lo que provocará una manera de entender las relaciones humanas desde el respeto, la comunicación, y la toma de conciencia de uno mismo y del otro.
De esta forma, la mediación no solamente es una técnica concreta para un conflicto específico, si no una forma de entender a la persona en comunidad, desde el espacio más intimo hasta la persona en sociedad, viendo esto en contínua interrelación, lo que conllevará a promulgar la cultura de paz desde el nivel más “privado”, hasta la persona en Humanidad.
2.- ¿Cuál es la labor qué como Mediador desempeña en el Servicio que gestiona?
Soy la coordinadora del Servicio de Mediación del Ayuntamiento de Reinosa y técnica en el Servicio de Mediación del Ayuntamiento de Santander, y como tal realizo labores propias de coordinación, tanto administración, gestión, organización del Servicio y el trabajo propiamente dicho como mediadora, sesiones de información, mediación, seguimiento de casos, atención telefónica, al igual que tareas de difusión de la mediación y del Servicio de Mediación del Ayuntamiento de Reinosa. Esta última labor me resulta realmente importante y ocupa una parte fundamental del trabajo en el Servicio, ya que todavía en la sociedad no existe como tal una cultura de la mediación y no se conoce mucho la existencia de este tipo de Servicios, en este caso públicos.

mesa informativaMesa Informativa sobre Mediación y el Servicio Municipal de Reinosa

3.- ¿Cuáles crees que son las cualidades que todo buen mediador debe de tener?

Creo que un mediador para ejercer como tal, tiene que haber interiorizado profundamente los pilares y valores de la mediación, el valor de la escucha, el diálogo, asertividad, la comunicación humana y cómo se desarrolla, y realmente creer que todo ello fomenta y potencia una mejor convivencia en todos los ámbitos de la vida de las personas.
Tras esto, tiene que haber aprendido técnicas concretas para ejercer la mediación, es decir, una buena y contínua formación en mediación y técnicas pacíficas de resolución de conflictos. Teniendo en todo momento una actitud de apertura y aprendizaje.
Otra cualidad que me resulta fundamental como mediadores, es el desarrollo de una “sensibilidad” hacia el conflicto humano, así como empatía en situaciones que se dan en mediación, que se vinculan a emociones humanas relacionadas con el sufrimiento. Desarrollar una actitud de comprensión y entendimiento de esas emociones en las personas que acuden a mediación, pero entendiendo que no debes vincularte a ellas, manteniendo una actitud de imparcialidad en la situación, pero siempre desde la “humanidad” que debe darse en profesiones que tratan directamente con personas en situaciones vitales difíciles.
4.- ¿Crees que cualquier persona puede trabajar como Mediador?
Como comento en la pregunta anterior, se tienen que dar una serie de factores para que una persona pueda ejercer de mediador. Creo con todo ello, que es fundamental que la persona que quiera ejercer como mediador llegue a esa interiorización que comento de los valores de la mediación, y en definitiva, de la “Cultura de Paz”, tras esto, tiene que aprender técnicas concretas y adquirir la suficiente experiencia para realizar una buena labor como mediador.
Creo que en este sentido, es positivo la regularización de la profesión del Mediador, a través de la Ley Estatal de Mediación o las Leyes Autonómicas, entre otras cosas asegura que haya un mínimo de requisitos que tiene que cumplir este profesional para ejercer como tal.
Me resulta de vital importancia, dado que trabajamos directamente con personas, y sus conflictos, personas que se encuentran en situaciones realmente difíciles, y creo que tenemos que ejercer esta profesión desde la absoluta responsabilidad profesional, humana y ética.

sa
5.- ¿Crees que tu trabajo está suficientemente reconocido?
El reconocimiento se puede entender desde varios enfoques, laboral, social, económico, personal, etc. Tomando este reconomimiento desde cada uno de ellos, la mediación, el trabajo como mediador a nivel laboral y social, creo que aún le queda mucho que alcanzar, tenemos que seguir luchando por ello, para que el trabajo como mediador, sea reconocido como una profesión más, a día de hoy y con la reciente Ley de Mediación Estatal, estamos dando pequeños pasos que nos van acercando a este reconocimiento laboral y social.
Creo que en este sentido, las Asociaciones de Mediación de cada Comunidad Autónoma juegan un papel muy importante, ya que para adquirir este reconocimiento social, es fundamental el trabajo de los mediadores como difusores de la mediación, tenemos que seguir realizando charlas, talleres, jornadas, y todo lo que esté en nuestra mano para llegar a la sociedad y con ello a las Instituciones Públicas para que aboguen y trabajen en pro de la Mediación, para la implantación de Servicios de Mediación.
Otro de los enfoques que comentaba anteriormente ligado al reconocimiento es el económico, que va de la mano con lo laboral y social, en este sentido, y como se puede deducir, se puede vislumbrar un buen futuro para el mediador, pero aún queda camino por recorrer.
Añadiría el enfoque siempre personal, en este sentido, cada mediador podría dar su opinión sobre ello, en mi caso, sí puedo verme reconocida de forma personal, principalmente este reconocimiento llega de uno mismo, cuando creo realmente en mi trabajo como mediadora, y la satisfacción que esto me produce, así mismo también por parte de AMECAN.
6.- En el Servicio que gestionas, ¿qué conflicto es el que más frecuentemente te encuentras día a día? ¿Cómo suelen solucionarse estos asuntos?
Principalmente y como suele ocurrir según datos a nivel estatal, la tipología de conflictos que suelen acudir más al Servicio de Mediación de Reinosa son familiares, y de estos los relacionados con la separación de la pareja, los menores en la separación, y también conflictos intergeneracionales entre vínculos familiares no de pareja.
Cabe destacar también, que hemos visto como aumentaban los casos que nos llegaban al Servicio de Mediación de tipología comunitaria, principalmente relacionados con la convivencia vecinal, arrendamiento de tierras o use y disfrute de la propiedad horizontal, etc.
Con respecto a la solución de estos conflictos, no podría dar una respuesta concreta ya que cada conflicto es diferente, y aunque sea de una misma tipología o similar en varios aspectos, como así promulga la mediación, cada solución debe venir de las partes en conflicto, por lo que no hay dos conflictos iguales, y tampoco soluciones o acuerdos iguales.
7.- ¿Podrías contarnos alguna anécdota de tu tiempo en el Servicio que gestionas?
Me gustaría comentar no una anécdota concreta, si no un aspecto de la Mediación que no deja de sorprenderme y que sigo viendo en el Servicio Municipal de Mediación de Reinosa así como he visto también tanto en el Servicio de Mediación de Torrelavega como el de Santander.
En varios de los casos que nos han llegado a los Servicio de Mediación , no se ha podido iniciar el proceso de mediación ya que una de las partes acogiéndose al principio de voluntareidad no ha querido comenzar el proceso, tras realizar las pertinentes entrevistas informativas con ambas partes, entrevistas en las que cada una de ellas por separado ha expresado sus necesidades, deseos, emociones, etc…. Nos han exteriorizado su conflicto, lo han verbalizado.
Tras esto se realizan las pertinentes llamadas de seguimiento, y en varios casos concretos nos comentaron la ayuda que había provocado el simple hecho de haber verbalizado su conflicto, y el saber que la otra parte también lo había hecho, que, individualmente a cada uno le había provocado la toma de conciencia de qué estaba ocurriendo y cuál era su visión sobre el conflicto y sus necesidades, lo que había provocado que, aunque no se hubiese llegado a iniciar el proceso de mediación, se hubiesen acercado a dialogar, y de esta forma, intentar escuchar a la otra parte.
Me sigue llamando la atención, y me provoca mucha satisfacción, porque, aunque no se haya iniciado el proceso de mediación, me hace ver que la mediación no sólo es la propia sesión de mediación con sus fases y su protocolo de actuación, si no que forma parte de un todo mucho mayor que la técnica propiamente dicha, es el valor de la toma de conciencia, de la responsabilidad de uno mismo en el conflicto, la escucha y la comunicación.
8.- Cita algunos ejemplos de situaciones difíciles ante las que te has encontrado.
Las situaciones más difíciles en las que me he encontrado han sido principalmente en algunos casos en los que he tenido que rechazar un caso de mediación, amparándome en la Ley de Mediación de Cantabria y en los casos que en ella se cita donde no se puede iniciar un proceso de Mediación.
Podría citar varios casos en los que existía un desequilibrio claro de poder con violencia física y psicológica o bien un trastorno mental grave que impedía poder realizar la mediación.
Resulta difícil explicar a las personas que se encuentran en estas situaciones que no se puede iniciar un proceso de mediación por la situación personal y vital en la que se encuentran, es en estos casos donde creo que el mediador ha de ser sensible a estas situaciones, humanamente cercano y empático y atender a estas personas y el grave sufrimiento que están pasando, sabiendo facilitar opciones y recursos sociales para que la persona no se sienta en completa soledad o desamparo en esta situación.
9.- ¿Si habláramos más tendríamos menos problemas?
Creo que si habláramos no es que tuviésemos necesariamente menos problemas, tanto intrapersonales como interpersonales, si no que podríamos resolverlos antes, comprendernos no sólo a nosotros mismos si no, también a los demás, y que además todo ello provocaría mejor y mayor bienestar propio y social.
En este sentido, y según mi experiencia como mediadora,  veo y me comentan las personas que acuden a mediación, el hecho de haber pasado por un proceso de mediación, haber expresado sus pensamientos, necesidades, emociones, visión y signicado del conflicto, y haber escuchado a la otra parte en conflicto, les ha ayudado a que en futuros conflictos personales, se acerquen al conflicto de otra forma, aquí es donde la mediación juega otra función que me resulta fundamental, y es el aprendizaje, aprender a escuchar, a expresar, respetar, y poder tomar conciencia de la otra persona, con sus necesidades, deseos, intereses, etc. De esta forma, la convivencia con los demás, sea el vínculo que sea que te une, será más satisfactoria, adaptativa y provocará mayor bienestar.
10.- ¿Qué es para ti o qué significa las siglas “AMECAN”?
AMECAN para mí no son sólo unas siglas, o la Asociación para la que trabajo, es mucho más y como todo en esta vida toca profundamente el ámbito emocional.
AMECAN para mí va asociada a una etapa vital de aprendizaje contínuo, de apertura, y de acercamiento humano.
Participé en su creación, con todo lo que esto conlleva, el origen de algo nuevo, la creencia de que tiene que existir, el esfuerzo en un nuevo proyecto, y por supuesto, las personas con las que he compartido esta experiencia, y sigo compartiendo, con el convencimiento de que el motor de este proyecto han sido las personas que han luchado y siguen haciéndolo en AMECAN desde su creación hasta ahora, de todas ellas he intentado aprender, y quiero seguir haciéndolo.
11.- Dejarías lo qué estás haciendo ¿por?
No me planteo esta cuestión, me gusta y estoy satisfecha actualmente realizando el trabajo que hago como mediadora en el Ayuntamiento de Reinosa y en Santander, al igual que otros proyectos dentro de AMECAN, como mediación escolar o mi labor como formadora en colegios e institutos o como miembro de la Escuela Práctica de Mediación, es decir, todo lo qué esté vinculado con la Mediación, aprendo cada día más y tengo la necesidad de seguir haciéndolo.